<< Aguinaga Gabriel Indice A
 

 

Aguirre Abad Francisco Xavier

Antes de cerrarse las sesiones del Congreso, el vicepresidente nombró de Ministro del Interior y Relaciones Exteriores al Dr. Pablo Merino, al Dr. Francisco X. Aguirre Abad de Hacienda y al de Guerra y Marina. Los dos primeros se excusaron por motivos puramente privados, pues ambos estaban satisfechos con el Gobierno del Vicepresidente, quien nombró enseguida en lugar de ellos al Dr. Benigno Malo y al Sr. José J. Valdivieso. Entretanto varios de los vecinos más influyentes viendo bien el peligro que amenazaba a la república con la vacilante conducta del Gobierno, proyectaron apoderarse de Robles y Urbina y arrojarlos fuera del país.

Los Sres. Dr. Pablo Merino, Ramón Benítez y José Mateus invitaron al Dr. Francisco X. Aguirre para que tomara parte en la ejecución de ese proyecto. El Dr. Aguirre se excusó con sus relaciones de familia con el Gral. Urbina que debía respetar. Con este objeto se volvió a pensar en un Gobierno provisorio y para componerlo llamó Urbina a su concuñado, el Dr. Aguirre, que había sido uno de los más opuestos a la revolución, los buenos patriotas debían interesarse en dirigirse el Dr. Francisco Xavier Aguirre Abad, rector de la Junta Universitaria de 1878 a 1882.

Entre otros liberales el Dr. Francisco Aguirre Abad en 1863 y los conservadores que redactaban en Cuenca el periódico “El Centinela” con los Hnos. Barrera, sostenían que el presidente había excedido sus facultades al ratificar el concordato sin que procediera la aprobación del Congreso.

El 10 de Enero de 1871 es decir diez días después de la aparición del Rosicler, circuló el primer número de la Esperanza, “Periódico religioso y Literario” figurando en el cuerpo de colaboradores al Dr. Francisco Aguirre.

En 1854 el Gobierno Peruano había tomado la iniciativa en este proyecto, y con tal seguridad el Gobierno del Ecuador nombró de su Ministro al Dr. Francisco X. Aguirre, que tenía conocimiento práctico de los más precisos antecedentes.

El Ministerio Ecuatoriano marchó a desempeñar su comisión pocos días después de haberse retirado el Ministro Chileno, llegó a Santiago en el mes de Marzo de 1856, en circunstancias de hallarse en el campo el Presidente Mont, lo que retardó por algunos días su presentación oficial.

En Enero de 1842 firmaron la solicitud los señores Diego Noboa, Manuel Antonio Luzurraga, Idelfonso Corone, Juan Francisco de Icaza, José P. de Icaza, Francisco Xavier Aguirre, F. Camba, Vicente Gainza, Carlos Luckens, Vicente Hamon Roca, Manuel de Icaza, Francisco Bernal, José María Caamaño y José Matheus. El Banco no llegó a formarse nunca.

El señor Aguirre dio los manuscritos a su pariente don Manuel Marcos, para que los copiara en buena letra: Marcos lo retuvo hasta que murió el autor. Una hija de éste había casado con un sobrino de don Antonio Flores: por estos resortes pasaron los manuscritos a manos de este último, quien publicó un fragmento de ellos, en su obra “El Mariscal de Ayacucho”.

En 1852 el vicepresidente de la cámara fue el sr. Ramón Benites, y luego por renuncia de éste; el sr. Francisco Xavier Aguirre, ambos hombres graves y casi toda la asamblea estuvo compuesta de personas de provecho.

A consecuencia de la exposición de Pedro Carbo el 14 de Diciembre de 1863, ante el Consejo Cantonal de Guayaquil le contestaron al Arzobispo y otros; entonces escribió el Dr. Francisco Xavier Aguirre Abad un opúsculo que fue muy recibido. Titulase “Defensa del Poder Temporal” y se publicó anónimo. Propiamente hablando dice nada le quedaba que desear a la Iglesia ¿Padecía? ¿Le faltaba algo?

Presidente de la M.I. Municipalidad de Guayaquil 1867. El doctor Aguirre Abad en el Congreso llamado continental y que tuvo como sede la ciudad de Santiago de Chile en 1856, se erige como uno de los más colosos defensores de los principios republicanos, así como del mantenimiento de la integridad territorial de cada Estado, así como el deber en que cada una de las partes contratantes en los documentos a suscribirse, estaban en respetar la independencia de las otras.

Abogado en 1826, Juez de comercio, Ministro de la Corte Superior, Plenipotenciario en Perú en 1855 y Chile en 1856, autor del proyecto de la ley de manumisión de esclavos en 1852, Rector de la Corporación Universitaria del Guayas Agosto 4 de 1878, Autor de “Bosquejo histórico de la República del Ecuador” y dueño de “La Bella Unión” en Daule; candidato a la presidencia en la constituyente de 1857 sacó el número de votos contra 23 de su concuñado Urbina y 1 de Pablo Vascones, firmó en 1843 una protesta en Guayaquil por la elección  de Flores.

Presidente del Consejo Municipal (varias veces), fundador del colegio de los HHCC y compró una bomba contra incendio con el legado de Luzurraga y con el dinero del Albaceazgo compró “Mapasingue” autor de los “Estatutos” del sr. Vicente en unión de Manuel Icaza Paredes y José María Maldonado Torres, en Febrero de 1848.

Subdirector de estudios en 1857 del Guayas Dueño de la Hacienda “La Bella Unión” en Daule en 1860, hacienda ganadera. Defendió al coronel Manuel Ascázubi en 1849 durante su interinazgo.

Se pregunta si deben ser expulsados “porque sus opiniones sea opuesta a las nuestras”. Exclama: “¿Y entonces dónde estará la libertad?” Agrega frases muy expresivas al modo de ésta: “No concibo cómo es que se niegue el asilo al jesuita en un país donde pueden residir mahometanos”.

Ilustre hijo de Baba, venido al mundo el 17 de Abril de 1808, del matrimonio de Don Francisco Xavier Aguirre y Cepeda y de doña Dolores Abad Fernandez de Moreta. Fue tanta la resistencia y tan profundo llegó a la coincidencia  de los legisladores  y del gobierno, que las bases  del “Concordato” tuvieron que modificarse, de esta convulsionada época datan las famosas Cartas Tramontanas, escritas con el mismo propósito.

Así en 1856 fue enviado extraordinario y ministro plenipotenciario en chile, logrando que el Gobierno de Santiago suscriba con el nuestro el llamado tratado “Continental”, restableciendo así las relaciones con dicho país, que se habían enfriado un tanto. También tuvo una brillante actuación como representante diplomático ante el Gobierno del Perú. Además, el Gobierno del Ecuador lo comisionó en 1853 para que arreglara la deuda externa con el agente de los tenedores de bonos, Sr. Elías Mocata, misión en la cual tuvo buen éxito, logrando levantar el crédito de la República.

Don José María Caamaño había presentado un proyecto para fundar un banco. En congreso impuso ciertos cambios que no fueron aceptados por aquel. El doctor Francisco Xavier Aguirre solicitaría en 1857, la aprobación de los estatutos para otro banco, no los aprobaría la legislatura.

Nació en Baba el 17 de Abril de 1808; según sus documentos de ingreso a la Armada consta como nacido en Guayaquil. En 1820 fue enviado a estudiar al Convento San Luis de Quito. El 30 de abril de 1823 se graduó de Bachiller e ingresó al Convictorio de San Fernando, donde se incorpora  como Doctor en Jurisprudencia  el 9 de Julio de 1827. Siendo ya un hombre instruido decide ingresar a la Escuela Náutica y lo hace con fecha 14 de Julio de 1828.

El curso lo conformaban 13 alumnos; Francisco Xavier Aguirre tenía 20 años de edad a la fecha y se encontraban repasando la aritmética, cuando se suspendió  el curso el 22 de Noviembre de 1828, por la invasión de los Peruanos y trastornos en el Departamento; todos los alumnos fugaron a los campos. Entre sus compañeros de curso estaba el joven Juan Manuel Uraga que con el tiempo ostentaría el grado de general de la República. La Armada, con este episodio perdió la oportunidad de contar en sus filas con un hombre de grandes condiciones intelectuales y de alto valor moral, pues su brillante vivencia así lo atestigua. Abogado y político brillante, pudo llegar a la Presidencia de la República pero el cuartelazo de García Moreno en 1869 lo impidió. Como historiador escribió el “Bosquejo Histórico de la República del Ecuador”. Falleció el 24 de Diciembre de 1882.