<< Antonio Indice A
 

Antony E.

 


En 1923, H.E. Antony, mientras buscaba fósiles cuaternarios en la quebrada de Chalán, en Punín (Chimborazo), descubrió un cráneo humano, situado en un banco bajo, de 1,80 a 2,10 mts. de altura, sobre una capa de andesita. El yacimiento de fósiles pleistocenos, desparramado a lo largo de la quebrada, ha vuelto célebre este lugar entre los arqueólogos. El cráneo se encontró invertido en un intervalo del yacimiento. Los huesos hallados en Punín revisten dos estados de fosilización: unos, duros y negros, y otros menos resistentes y de color café oscuro: de estos es el cráneo.
Jijón señaló los índices cefalométricos de este cráneo, concluyendo ser de tipo australoide. En cuanto a cronología se limitó a decir: “El cráneo de Punín es notablemente interesante por su posible antigüedad”.
Pedro Armillas, en su “Programa de Historia de América: Período Indígena”, se refiere al cráneo de Punín, al comentar las culturas antiguas de cazadores y recolectores, cuya antigüedad oscila entre 4000 y 10.000 años antes de Cristo (México, 1962).