<< Bernal Juan Marķa Indice B
 

Bernal Sixto Juan.

Bernal fue fundador y redactor de "El Brujo", 1847; "El Popular". 1848-49; "El Conmonitorio" 1849; "La Situación", 1849; "L Rebusca", 1852. Colaboro en "El Filántropo", 1856; "El Vigía del Guayas", 1859 "La Libertad", 1860; "La Unión Colombiana", 1860-63 "El Diario de Guayaquil". 1860-63; "Los Ecos de la Soledad", 1866; "La Gaceta Municipal" y "El Justiciero", en 1868.

Publico un tomo de sus versos en 1852 y escribió para el teatro "El Paso de un Soldado", "Los Tamales" y "El Ultimo Huancavilca", escribió también un texto de Aritmética, un compendio de Gramática Castellana y un tratado sobre Higiene. Fundo "El Correo de Lima".

El primer periódico aparecido cuotidianamente en nuestra ciudad fue el llamado Diario de Guayaquil, fundado por el primer diarista guayaquileño, señor Sixto Juan Bernal y apareció el 1 de diciembre de 1860. El Sr. Bernal, salto a la palestra periodística, dirigiendo el seminario las Avispas, cuyo primer numero apareció el primero de julio de 1857. En 1859 encontramos de nuevo al señor Bernal de redactor del bisemanario El Vigia del Guayas; y posteriormente, actuando también como redactor único de la unión colombioana, de la que hablaremos inmediatamente. Según Destruge, Bernal permaneció al ejercito comandado conjuntamente por Garcia Moreno, con la titulo de general y por el autentico General Juan Jose Flores, quienes, como es sabido, tomaron Guayaquil por sorpresa en la madrugada del 24 de septiembre de 1860.

Bernal da instrucciones a los anunciadores de por que deben poner avisos del señor doctor Murriagui, al costado de la Iglesia de San Agustín, sitio al que deben concurrir, quienes tenían algo que publicar en Diario de Guayaquil.

Alguna poesía de Bernal. Diario de Guayaquil edito 161 números y concluyo su primera etapa de publicación el 6 de julio de 1861. El propio periodista señor Sixto Bernal, comenzó a publicar el 9 de octubre de 1860 un periódico semanal llamado la unión Colombiana. Ya hemos visto que el mismo fue el editor de Diario Guayaquil, de modo que hubo un momento en que los diarios dirigidos por el mismo Bernal se publicaban simultáneamente. El martes 1 de octubre de 1861, ambos periódicos se fundieron simultáneamente. El martes 1 de octubre de 1861, ambos periódicos se fundieron en uno solo que se titulo La Unión Colombiana bajo cuyo cabezote se leía. Época Segunda Diario de Guayaquil. Vale un real. Y al final, el pie de imprenta decía sencillamente. Si el primer y el segundo diario se habían fundido en uno solo, en cambio en febrero de 1861 apareció otro diario del propio Bernal, el cual podría considerarse con el segundo bis de esta ordenación. Se titulo el club del guayas y no ofreció mayor interés que el Diario, pero llego a editar 193 números dejando de publicar el 31 de agosto de 1861, por falta de papel adecuado debido a los incidentes surgidos en 1862 y 1863 entre el Ecuador y la Nueva Granada, los que produjeron la absurda guerra con nuestros hermanos colombianos al mando del General Tomas Cipriano Mosquera, que culmino en combate de Cuaspud, el periodista Bernal Creyó el caso cambiar el titulo de la Unión Colombiana, por la unión Americana. El cambio fue solo de cabezote, pues la numeración continuo seguida. La Unión Colombiana se público hasta el numero 2 correspondiente al 13 de abril de 1862 y desde el siguiente día y numero se llamo la Unión Americana. Este no fue un diario de vida corta y efímera, debido a que estaba subvencionado por el Gobierno, que tomaba 200 subscripciones a otros tantos ejemplares. Concluyo la Unión Americana en el quinto año de su publicación, con el número 1009 correspondiente al sábado 9 de julio de 1864.

La situación continúo así, tomando parte muy activa en la lucha electoral, hasta la elección del General Robles. Para terminar, restamos decir que este Semanario fue redactado por don Sixto Juan Bernal, quien llego, con el tiempo, a ser un periodista de fama; y que fue, como lo veremos en breve, el fundador del primer diario en esta ciudad. Las Avispas fue el nombre el Semanario a que nos hemos referido como contenedor de la verdad, y su primer número apareció el 1 de julio de 1857. Era de igual formato que su adversario: también de cuatro páginas a dos columnas; se distribuía, asimismo, gratuitamente; y solo llevaba este pie de imprenta: impreso por S.J. Bernal. El Vigía del Guayas es , indudable la Prensa Guayaquileña. Fue su redactor don Sixto Juan Bernal, de quien ya hemos hablado; y se publico hasta terminado el bloqueo de Guayaquil. El martes 9 de octubre de 1860, apareció el primer número de la Unión Colombiana, título que correspondía a las miras o convenientes políticas que por entonces abrigada el gobierno vencedor, en el sentido de sus relaciones con el de Nueva Granada. Editando en la Imprenta de Joaquín Sono, era su redactor don Sixto Juan Bernal, a quien hemos visto ya como redactor también de otros periódicos; y el cual, habiendo ido a incorporarse al ejercito provisorio, formaba parte del grupo de edecanes del general Flores, con el grado de Comandante. Es indudable que la Unión Colombiana llego a tener lo que decimos vida propia, aunque contando siempre con la base de doscientas subscriciones pasadas por el Gobierno: pues, desde el numero 194, correspondiente al martes 1 de octubre de 1861, se convirtió en diario, de tal modo que, en su primer plana, bajo el nombre se leía; Época 2ª. Diario de Guayaquil vale un real; y el pie de imprenta decía en uno solo La Unión Colombiana y el Diario de Guayaquil, que venía publicando desde diciembre de 1860 y suspendió en julio de 1861, como veremos en la relación correspondiente. Toda su vida fue la costumbre de Bernal; abandonar las tareas del periodismo, cuando llegaba la ocasión de un conflicto armado; salir a campaña; regresar, y entregarse nuevamente a sus labores. El 1 de diciembre de 1860, apareció el primer número del Diario de Guayaquil, fundado por don Sixto Juan Bernal, quien atendía, al propio tiempo, a la dirección de la Unión Colombiana. El predomino con que firmaba Bernal por esa época, algunos de sus escritos, era el de Gil Saltos Berune. Ya dijimos que Diario de Guayaquil suspendió su publicación el 6 de junio de 1861, y quedo solo como diario la Unión Colombiana, convirtió luego en unión Americana. Pero una vez que desapareció este último, el 9 de julio de 1864, apenas si transcurrieron 19 días, cuando surgió otro, que ahorrase llamaba Diario del Guayas y cuyo primer número tiene fecha de 28 de julio de 1864, don Sixto Bernal consideraba todas estas publicaciones suyas como si fuesen una sola, a pesar del cambio de nombres; es decir, que era un solo diario con diversos títulos; y así lo demuestra el hecho de los señala o distingue por épocas, corresponde la primera a Diario de Guayaquil y la cuarta a Diario Guayas.

Fue el redactor principal de La Patria don Sixto Juan Bernal, el infatigable periodista que ya conocemos; y el ultimo numero del periódico tiene fecha 7 de septiembre de 1872; de manera que se público durante siete años justos. Fue francamente oficial, y no pretendió ocultar su adhesión del Sr. García Moreno. Muy pronto empezó a dejarse sentir la acción de la intolerancia absolutista del gobierno; pero como quiera que fuese, continuo la publicación de la Nueva Era, que quedo durante algún tiempo a cargo solo de don Federico Proaño, por haber tenido que ausentarse Valverde a chile, de donde regreso a Guayaquil en los primeros días de julio de 1874. En esos días, y en número 41 del semanario, se publico un artículo colaborado con el titulo de Estudios Botánicos. ¿Quién les dijera a los redactores que articula tan inofensivo titulo daría dolor de cabeza?

Pues bien; sucedió, según el proceso que tenemos a la vista, que al Sr. Don Sixto Juan Bernal, al que ya hemos nombrado varias veces y que era devoto apasionado del Gobierno, se le ocurriera darse por robado de un libro que se citaba en el susodicho articulo. Fuese con la denuncia ante el comisario de Policía que lo era Don Juan Medina Concha; y este, como cumplía a su deber, inicio el sumario. Todo aquello no era ni significaba otra cosa, que de una de tantas genialidades de Bernal; y quedo comprobado no haber tal robo, sino que el libro en cuestión pertenecía a la Sociedad Literaria de Instrucción, presidida por don Rafael T. Caamaño, quien lo había facilitado a unos de los redactores de la Nueva Era. Yo para fines, el Sr. Bernal resulto desairado en su propósito, mediante un no ha lugar, dictado por un juez probo, como lo era el Dr. Antonio Tamariz, juez de letras de la Provincia, ya que Bernal ni pudo siquiera probar la preexistencia de la cosa robada.

Sixto Juan Bernal Literario lo más notable de nuestro poetas en aquellos tiempos.

El viernes 23 de agosto de 1883, apareció el bisemanario La Unión, cuyos redactores eran el Sr. Dn. Sixto Juan Bernal, de quien ya hemos hablado otras veces en el curso de nuestra relación, y Dn. Pacifico E. Arboleda, quien, por primera vez, aparecía en el periodismo nacional, y del cual solo se conocían unas correspondencias que, con el pseudónimo de Tulio, eran dirigidas desde Lima a los Andes, de esta ciudad. Don Sixto Juan Bernal, autor del artículo citado, era hombre de talento, como tantas veces lo hemos dicho, y sabía apreciar las cosas con exactitud, y juzgarlas con independencia, por mucho que en tantas ocasiones se dejaran llevar de su celo político y cayera en aberraciones, hijas de la pasión banderiza. En tales circunstancias, el 8 de enero de 1886, apareció el Anotador, periódico bisemanal, cuyos redactores eran los Sres. Sixto Juan Bernal y Pacifico E. Arboleda, y dirigido a la defensa del gobierno conservador. Desde el primer número, a pesar de que en el mismo hablaba de circunspección y calma, ataco rudamente a la prensa de esta ciudad, a la que no comulgaba en las mismas ideas, a la que nos sostenía los mismos principios que el bisemanario. Pero tal era el temperamento del Sr. Arboleda, buen escritor por lo demás; y no dejaremos de decir que el Sr. Bernal, viejo periodista, veterano en esas luchas, guardaba mas calma y acostumbraba moderar los ímpetus de su compañero. Durante el año cuando arrecio la campaña armada, publico El Anotador, continuamente, ediciones extraordinarias.

Al quiteño José Anselmo Yánez pertenecen las primicias de nuestro teatro. Desde Lima, lugar de su residencia, remitió al Gobierno, para la impresión sus dos dramas "Hauina Capac" y "El Insurgente". Seguirle en la senda Sixto Bernal con "El último de los Huancavilcas". También Chávez Franco al hablar de teatro comienza por Sixto J. Bernal de quien dice que en el Teatro Olmedo se estreno el juguete cómico "Salamandra"

Nació en la ciudad de Guayaquil el año 1829. Hizo sus estudios en el colegio seminario, dejándose notar por su inclinación al periodismo y a la afición literaria que lo llevaron a ocupar un puesto destacado entre los publicista y escritores ecuatorianos.

El don del ingenio del señor Bernal se encarno en la verdadera madera del periodista y del intelectual pues, además de ser escritor, redactor y poeta, era tipógrafo y presidenta. Bernal fue fundador y redactor de varias obras.

Fue desterrado al Perú el año 1860, permaneció hasta 1862.

En la capital de este país fundo "El Correo de Lima".

Fue Director de la biblioteca Municipal en 1868-1869

Falleció en Guayaquil el 5 de febrero de 1894.