<< Campuzano Pedro Indice C
 

Campuzano Rosa

Dulcemente femenina la guayaquileña, funda todos sus éxitos en la delicadeza, en el llanto, en los desmayos, en las joyas de alto valor, en el canto, en toca con sus lindas manos el clavecín y la vihuela, en sentir las singulares emociones de la conspiración contra el virrey.

Cuando llego a Lima en 1817, le hacia compañía un acaudalado español bastante entrado en años. "En breve, los elegantes salones de la Campuzano, en la calle de San Marcelo, fueron el Centro de la Juventud dorada. Los Condes de la vega del Ren (en cuya casa se conspiraba activamente contra los españoles) y de San Juan de Lurigancho, el Márquez de Villafuerte, el vizconde de San Donas y otros títulos partidarios de la revolución; Boqui, el caraqueño Cortinez, Sánchez Carrión, Mariategui y muchos caracterizados conspirados den favor de la causa de la independencia formaban la tertulia de Rosita, que con el mismo entusiasmo febril con que las mujeres se apasionan de toda idea grandiosa, se hizo ardiente partidaria de la patria".

Este contacto directo con los revolucionarios enciende en ambas la predilección amante oficial al general domingo Tristán. El general la Mar era otro de los apasionados de la gentil dama se cartea ya con el general San Martin, aun antes de la llegada de este a lima Rosita Campuzano, entre las primeras, se hace presente e impresiona hasta muy hondo al argentino, cuyo exterior austero reservado, casi silente, no revelan la menor emoción.

Comienzan las relaciones entre el general triunfador y Rosita Campuzano. 2Relaciones de tapadillo, pues San Martin no quería dar en Lina este escándalo por aventuras mujeriegas. Jamás se le vio en público con su madre".

La logia Lautaro la que "le exige ponerse a la cabeza de la administración del Perú". En adelante, Rosita Campuzano se llamara simplemente "la protectora".

También colaboraba, de modo eficientísimo, su antigua amiga Rosita Campuzano para quien las glorias habían terminado y también las riquezas; el viaje definitivo de San Martin fue para ella fatal.