<< Canto Vicente Indice C
 

Cantos Almeida Francisco Javier

Este honorable, correcto y excelente hombre de negocios, nació en la ciudad de Portoviejo en el año 1863 y fueron sus padres don Norberto Cantos Andrade y doña Carolina Almedia de Cantos desde muy joven hizo conocer su inclinación al comercio comenzando como empleado en el lugar de su nacimiento de la firma de Joaquín J. Loor que por el año 1883 tenia uno de los mejores almacenes de Mercadería. En el año 1891 fue llamado a Manta por don José Filamir Miranda para que colaborara en su casa comercial. A poco de ser empleado fue ascendido como apoderado general de la firma J. F. Miranda" según escritura celebrada en Guayaquil ante el Escribano don Santiago Vallejo, en el año 1894 y posteriormente socio gerente como dejo dicho anteriormente al reseñar la personalidad del señor Miranda, en cuyo cargo permaneció hasta el año 1905 fecha en que se retiro voluntariamente, es decir después del fallecimiento de su socio señor Miranda.

El 1° de marzo de 1905, don Francisco J. Cantos estableció su casa comercial bajo su propio nombre y la firma "Francisco J. Cantos" tuvo gran movimiento en el ramo de importación como de exportación y por sus buenas conexiones en la provincia era la preferida para la compra de mercaderías que importaba directamente en gran escala.

Aunque las ocupaciones comerciales absorbían todo sus tiempos don Francisco siempre estaba listo para prestar servicios gratuitos a beneficios de manta. Según acta firmada el 28 de septiembre de 1903 el señor Cantos fue designado por unanimidad Presidente del comité constructor del templo en cuya reunión de notables del lugar actuó como secretario don Carlos M. Bello el 14 de abril de 1902 el consejo de Montecristi, presidido por el distinguido caballero señor Ezequiel Arcentales, lo designo comisionado de los trabajos del cementerio en unión de los señores Francisco J. Delgado y Cesáreo Mendoza. Esta comisión resolvió pedir una verja de fierro para el cementerio lo que fue autorizado por el Concejo de montecristi que se hiciera a Alemania por intermedio de la casa "Miranda" que gustosamente ofreció hacerlo sin comisión alguna. A este pedido se agrefo una puerta de fierro para el cementerio de Montecristi.

Cuando llego el pedido indicado el señor Cantos por delicadeza personal renuncio el cargo de Comisionado por ser entonces apoderado de la casa "Miranda" y estimo de su deber no intervenir en su recepción Aceptada la renuncia del señor Cantos la recepción del material pedido lo verificaron los señores Francisco J. Delgado y José Flavio Gambos. la verja todavía se encuentra prestando servicios en el cementerio antiguo de esta ciudad y la puerta ene l cementerio de Montecristi..