<< Cárdenas M. José Indice C
 

Cárdenas Manrique Vicente

Cárdenas Vicente Nació en Palmira el 30 de abril de 1811, del matrimonio de Pedro Simón Cárdenas y María Gregoria Manrique Yanguas, quienes casaron a fines del siglo XVIII y fueron padres de varios hijos e hijas; entre ellos nuestro biografiado, que en su juventud uso el nombre de Pedro unido al de Vicente y Simón José, Pedro Simón primo de José María Cárdenas Bejarano, estudio en el Seminario de Popayán, en cuya aula de mayores figuraba en 1792 con Javier Valencia y Miguel Pumbo al estallar la guerra magna, encabezo a los republicanos de Llano grande e independizo ese antiguo partido de los cantones de Cali y Buga, haciéndolo municipio, en diciembre de 1814, con lo cual vino a ser villa la parroquia de Nuestra Señora del Palmar, que troco su nombre en el de Palmira; reformas de finitimamente consagradas por la división territorial del 25 de junio de 1824 y el decreto que dicto Santander en su desarrollo. Pedro Vicente pasó adolescente a Popayán como secretario privado de José Rafael Arboleda Arroyo e hizo sus estudios en esa ciudad hasta coronar en 1832 su carrera de abogado. Vuelto al Valle en 1835, fue nombrado secretario de la gobernación de Buenaventura, empleo en que ceso el 37, para ser, por cuatro años, desde 1838, fiscal de la corte de apelaciones del cauca, en Popayán.

Se negó a aceptar la Gobernación de Buenaventura, para la cual fue nombrado en propiedad al restablecerse el orden público, en 1842; acepto después la gobernación de Pasto; ocurrió en 1843-44 a la cámara de representantes. El 3 de septiembre de 1845 lo nombró el presidente Mosquera encargado de negocios en el ecuador, porque temía que ese país hiciese causa común con el general Obando, quien de su asilo en Chile había retornado al Perú. El Ecuador lo mandaba un triunvirato, en Cuenca, donde fue reconocido Cárdenas el 30 de septiembre, pero fracaso en su misión, porque allá no convinieron en una declaratoria para negar refugio de Obando si lo solicitaba; pidió sus pasaportes y regreso al Cauca, a ser gobernador de Popayán, hasta junio del 49. Conspicuos ciudadanos de todos los partidos pidieron su reelección en febrero de aquel año, alegando su respeto a las leyes y su gran espíritu público. Enumeraban así la labor del mandatario seccional: "El hospital de caridad, levantado de sus ruinas el hermoso cementerio de esta ciudad, construido desde sus cimientos; la composición del puente del Cauca, cuyo costoso edificio amenazaba próxima ruina; la Construcción del Piendamó; las solidas y permanentes mejoras que han recibido la mayor parte de los caminos nacionales y provinciales; las exploraciones que se han hecho en la desierta cordillera Occidental, para encontrar una fácil vía que nos ponga en directa comunicación con el Pacifico; las mejoras de todo género que han recibido las escuelas de educación primaria; el establecimiento de la de tejidos de sombreros de Jipijapa; y en fin otra multitud de obras públicas que se han acometido en toda los cantones de la provincia". Entre esas obras debe contarse el empedrado de las calles de la capital, en el 48, que alcanzo a ciento nueve cuadras. Estableciese mas tarde en Lima, donde residió hasta el 53; lo eligieron entonces diputado a la legislatura constituyente de Pasto y gobernador de dicha provincia; presidio aquella corporación, como antes había presidido la cámara provincial de la misma Pasto; el 1° de enero de 1854 se posesiono de la gobernación, que dejo al poco tiempo, a fin de ocupar asiento en el sanado, por la provincia de Tuquerres Vuelto a la gobernación la dejo de nuevo para ir al congreso del 55, del cual se retiro para entrar al gabinete constituido el 1° de abril por el vicepresidente Mallarino, como secretario de gobierno; en tal cartera que desempeño pocos meses, fue modelo de magistrados tolerantes y republicanos. Los payaneses lo eligieron popularmente gobernador para el bienio del 56 al 58; al constituirse el estado fue candidato de muchos conservadores para regirlo. No asumió la gobernación, concurrió el 57 a la legislatura constituyente del Cauca, dos años después a la ordinaria, como senador fue por entonces magistrado de la corte superior (tribunal) del estado; antes había sido nombrado ministro juez del tribunal de Antioquia. Concurrió a los congresos de 1858-59-60 como senador por el cauca. En 1860 lo hicieron primer designado para ejercer la presidencia nacional; salió de Bogotá con una misión diplomática, la revolución triunfante lo apreso y detuvo en Cartagena. Pudo seguir viaje, llego el 16 de julio a Quito, para donde llevaba credenciales que presento el 17. Un pronunciamiento contra el gobernador del cauca, ocurrió en Riosucio el 8 de julio, lo proclamo gobernador del Estado: fue aceptado por todos los conservadores que se pusieron en armas contra Mosquera. no asumió el mando, lo ejercieron el primero y segundo sustituto, doctores Cayetano Delgado y Manuel José González Umaña; Delgado cedió a Julio Arboleda los derechos que a la gobernación creía tener Cárdenas acompaño a este jefe y al general Leonardo Canal en las campañas de 1861-62; fue secretario de estado del gobierno de la Confederación Granadina establecido en Pasto: terminada la guerra, estuvo en Quito gestionando ante el presidente García Moreno al auxilio del Ecuador para una contrarrevolución frustradas todas les esperanzas de reacción conservadora, fue de nuevo a establecerse en Lima. Vuelto al país, se fijo en Pasto; se excuso de aceptarle en el 73 la jefatura municipal al presidente del estado, general Trujillo, que se la ofrecía como prenda de conciliación. Había servido en épocas anteriores el cargo de intendente general de hacienda, también el de adjunto a la subdirección de instrucción pública. El 73 concurrió a la legislatura del cauca, volvió a hacerlo el 75. Fue en 1874 primer gerente del banco del Cauca, volvió a hacerlo el 75. Fue en 1874 primer gerente del banco del cauca, fundado por escritura del 29 de noviembre de 1873, con personería jurídica que se le reconoció en Popayán el 22 de diciembre, que abrió operaciones en Cali, centro principal de los negocios, el 13 de abril siguiente, con sucursales en Popayán, Palmira y Buga. Dejo la gerencia en septiembre. En 1876 asumió la dirección de los revolucionarios del Sur como jefe civil y militar. Vencido se traslado a Quito, donde murió el 6 de agosto de 1880. Fue miembro correspondiente de la Academia Colombiana de la Lengua, escribió diversos opúsculos, redacto algunos periódicos, El Posta, de Popayán, durante la guerra civil del 40; El Espectador, de Pasto, en la campaña del 61, otros en Cali y Lima. Sus restos mortales fueron recibidos con gran pompa en Popayán por 1888.

Se caso dos veces, en Pasto, con Dolores Buchell y Dominga Valencia (Buchell Serafín).