<< Casanova Francisco Indice C
 

Casanova Juan Gaspar

Juan Casanova, Barbero (sangrador) en 1832

Sea cual fuese su reputación como pagador continuo actuando como escribano del cabildo hasta el 3 de abril de 1812 en que por renuncia y ocasión de Guiraldes lo substituyo Juan Gaspar de Casanova, su hijastro. Lo mas que se puede decir de Guiraldes es que falleció de 100 años de edad, el 17 de octubre de 1815. Lo que mas debería callarse es el dudoso privilegio de ser el primer drogadicto que registran las actas de nuestro cabildo. Con esto se explicaría el inusitado desorden que prevaleció.

En 1817 de Ayuntamiento se traslado a un nuevo local en el malecón 25 de febrero pero el escribano Casanova se quedo en el antiguo.

Tanto es así que 10 días escasos después de la declaración de la independencia, el ayuntamiento le pedía al escribano Juan Gaspar Casanova que desocupase las piezas que ocupaba "en el primer termino de veinte y cuatro horas", porque se las necesitaba para ciertas reuniones.

La organización del Cabildo se había modificado el 2 de febrero de 18163. dejo de actuar el escribano de Cabildo. En su lugar, de acuerdo con la constitución, se eligió para Secretario a Manuel de Carmona Tamaria. El puesto que había perdido Casanova era clave, y como el desplazado escribano era ambicioso, no ceso de interesante por recuperarlo. Se le presento la ocasión a fines de marzo de 1815 cuando Carmona se excuso por encontrarse 2en el servicio de la plaza". Casanova logro que lo designaran Secretario, y el 11 de abril recibía de manos del Regidor Vicente Martin y del Procurador General José Villamil, el archivo.

Casanova, además de ambicioso tenía suerte. Por real Decreto del 28 de diciembre de 1814 se derogaba la constitución, restituyéndose incluso a los integrantes de los cabildos que fueron desplazados por efecto de la constitución. El 25 de agosto del 14 ya firma el acta nuevamente como Escribano. En enero de 1816 hasta se le aumentaba el sueldo a 25 pesos mensuales.

La nueva constitución lo volvió a sacar de su puesto el 29 de septiembre de 1820 cuando se eligió de Secretario a José Ramón de Arreta. En esta ocasión se sucito incluso un incidente que le ha de haber subido muy mal a Casanova después de hallarse extendida el acta por don Juan Gaspar de Casanova, sin consulta de los señores rechazo dicha acta todo el cuerpo, y al mismo tiempo hizo presente el doctor José María Maldonado, que cuanto se había practicado era anticonstitucional, pues no había derecho alguno para que hiciese las veces de Secretario el Escribano antiguo de Calbildo. Se separo a don Juan Gaspar de Casanova y eligió para que asentase el acta sobre elección de Secretario al señor José Ramón Menéndez.

La Independencia le quito toda influencia a Casanova. El 13 de noviembre de 1820 se posesiono como Secretario José de la Cruz Correa, pero renuncio de su cargo a los pocos días resolviéndose elegir en su lugar, el 24 de ese mes, a Francisco Carrasco. Daba la casualidad que Carrasco era Escribano Publico. Con esto Casanova ha de haber quedado más ardido que nunca. No debe sorprender que en abril del 1823 haya aprovechado la presencia del Libertador en esta ciudad y del hecho que Bolívar se encontraba en plana reorganización de la administración publica, para introducirse en la Secretaria del libertador y colocar entre los despachos de menor importancia uno de su puño y letra, refrendando su titulo colonial de Escribano Publico Mayor del Cabildo, Minas y hacienda. Sabiendo que el ayuntamiento local mantenía aun relaciones algo distantes con el libertador, se presento en el cabildo del 18 de abril con su flamante refrendación, deciduamente firmada x Bolívar. El Cabildo se quedo anonadado, pero no tuvo más remedio que aceptar la imposición dictatorial. Al día siguiente ya con más bríos, reaccionaron los ediles, le quitaron el puesto a Casanova, designaron Secretario al Regidor menos antiguo, Manuel Antonio Marcos, y enviaron una protesta por el despojo sin causa a Manuel Benítez. El intendente se dio cuenta de la patraña de Casanova tan pronto recibió la protesta y ordeno su inmediata prisión, comunicándose al cabildo. Aclarado el asunto, ya se pudo restituir en su cargo a Benítez, al cual se le hizo nuevamente entrega del archivo.

Amador, Esteban José; Manuel Tama, Julián Bodero y Juan Gaspar de Casanove. "Junta de Policía, la junta de Policía, se encarga de reunir los ramos de alumbrado, limpieza, y sanidad, bajo los artículos siguientes, que han merecido la aprobación de superior Gobierno Guayaquil mayo 13 de 1822" hoja volante, reverso en blanco.