<< Cordova Pedro G. Indice C
 

Córdova Rivera-Gonzales S.

En 1906 fundó el diario quiteño "La prensa libre" para hacer oposición al régimen de Alfaro, contando con la ayuda en la redacción del gran periodista Miguel Valverde.

Hizo oposición al Régimen de Alfaro en Quito en 1906. Desde "La Prensa libre “que redactaba con miguel Valverde Letamendi.

En 1911, el señor Gonzalo S. Córdova a aceptar la representación ecuatoriana ante los gobierno del Brasil, Chile y Argentina.

El Candidato oficial resulto ser Gonzalo S. Córdova Rivera, un crítico del Banco Comercial y Agrícola en 1920 cuando se disputaba la presidencia con Tamayo. A pesar de las protesta de Tamayo, se considero a Córdova un Candidato de Compromiso por parte del Banco Comercial y Agrícola y Leónidas Plaza. A cambio del apoyo del Banco, Córdova prometió dejar intocada la facción de Enrique Baquerizo Moreno, aquella que controlaba el Senado en representación del banco Costeño.

En febrero de 1925, la delicada salud de Córdova lo llevo a la Costa. su ausencia a la capital por 4 meses dio ímpetu a la oposición y empezaron a correr rumores de que Córdova no solamente era un enfermo del Corazón, sino también incapacitado mental. Los Críticos en Quito difundieron la idea de que el Banco Comercial y Agrícola estaba gobernando al país sin una figura decorativa efectiva. En el mes de mayo, el Presidente Córdova regreso a Quito con un gabinete Cambiado. Con la llegada del verano, la Cámara de Comercio de Quito y los periódicos locales, difundieron los problemas de la Nación y su débil literato. Todo esto lo dirigía Luis Napoleón Dillon que echaba toda la culpa al Banco Comercial y Agrícola. Córdova mostro preocupación por una revolución y le pregunto a Gómez de la Torre, General de las guarniciones de Guayaquil, sobre la posibilidad de un golpe de estado. El presidente Córdova, fue enviado a Lima, después de la Revolución juliana, del 9 de julio de 1925.

Un prestigio político poderoso y un nimbo de brillo mental circundaban al Dr. Gonzalo Córdova. Llego al solio el 1 de Septiembre de 1924, en medio de un Fausto pocas veces visto en anteriores ceremonias de transmisión de mando. Simpatía general, contacto social múltiple, regiones enteras adicta a su nombre y a su familia, es decir, una suma de facilidades dio a Córdova una oportunidad para ejercer un mando sin par en los que iba del siglo. Pero Córdova subió con un sino fatal. La legitimidad de las elecciones comenzó a discutirse antes de que se reuniera el congreso, es decir, antes de que el triunfador fuera calificado. Una serie de protestas armadas y sangrientas patentizaron la intervención del oficialismo que, llevado a un grado máximo, se pensó que debía terminar hubo muertos por el hecho de haber lanzado estas protestas. Apenas pasados los días de regocijo, es decir, cuando las embajadas especiales acreditadas para el traslado del mando abandonaron el país, comenzó la conspiración. Primero fue la conservadora capitaneada por Don Jacinto Jijón y Caamaño, convertido, súbitamente, de sabio investigador en activo revolucionario. Con su dinero compro armas y adiestro compañías de insurgentes. Vino desde Colombia con el pertrecho, y desde allí, principio a organizar las partidas de agitación antigobiernista. En San José del Ambo, por fin, tuvo que darse un encuentro serio, a donde acudió el ejército en masa de aplastar esta primera revuelta conservadora. La acción fue decisiva y las tropas conservadoras quedaron derrotadas, dejando en manos de los oficialistas un fuerte contingente de guerra.

1901-1905 Los hombres que integraban el gabinete placiste, por otra parte, estaban rodeados de prestigio y adornos de atributos cívicos. Gonzalo Córdova cerebro de la administración Gral. Julio Andrade, antes fervoroso franquista.

La Luciérnaga/Cuenca 1884. La pagina de esta revista, que sus editores llaman periódico (pocos números), contiene la colaboración de Gonzalo S. Córdova, Prosa y verso en parte, poesía marina y quien fuera después notable político del radicalismo. El Dr. Gonzalo S. Córdova parece ser no solo el redactor principal de "El Crepúsculo", sino el director de la "Sociedad Estudiosa del Azuay". Ya desde pequeño, siempre fue como el jefe de sus propios compañeros "Tiempos aquellos si dirá después, Juan María cuesta, acordándose de Córdova Ni radicales ni liberales ni masones; todos rezábamos a Dios, como los pájaros saludan al sol de la mañana.