<< Corella Miguel Indice C
 

Cornejo Antonio

A principios de 1816 el protomédico pidió se elevase el sueldo a 20 pesos, mas el Cabildo solo acepto 16. La vacuna volvió a perderse entonces y la fue a buscar a Cuenca Antonio Cornejo, quien pidió por ese motivo (octubre de 1817) que se le entregasen los 16 pesos mensuales asignados para la conservación de la vacuna, lo cual fue aceptado. Septiembre de 1819, aparece Antonio Cornejo, Flebotomista designado para la administración de la vacuna, reclamando que se le paguen los 16 pesos mensuales que se le habían señalado como sueldo y que el mayordomo de propios se negaba a pagar. Pero el ayuntamiento no quería saber nada del asunto pues el gobernador había tomado a su cargo esta cuestión, así que le indico a Cornejo que acudiera a dicho gobernador como presidente de la Junta de Vacuna. El Gobernador Mendiburo la devolvió el problema al cabildo pidiéndole que “se asalarie un sangrador para la vacuna”. El cabildo por su parte se negó nuevamente a aceptar esta carga, contestándole que no tenía facultad para fijar salarios.