<< Crevaux Indice C
 

Carondelet Luis Francisco Héctor

Don Luis Francisco Héctor, Quito Barón de Carondelet, Vizconde de langle, de la hestre; señor de hayne Sain-Pierra, Caballero de Malta; Coronel de los ejércitos españoles; Barón de Novelles; Señor de la biatre fue el XXIX Presidente de la Real Audiencia de Quito.

De muy joven se enrolo en la milicia, siguiendo la tradición de familia, cuyos más destacado miembros y sus antecesores directos habían servido a la patria en la carrera de las armas. Con el grado de Cáete tomo parte en la expedición de Argel y adquirió allí una gran experiencia en el comando y disciplina militar. En 1783 combatió valerosamente y se distinguió en la toma del castillo fortificado de Pensacola, habiendo dirigido un asalto como jefe de la cuarta división.

Después del triunfo de Pensacola volvió a España; y allí en 1787 fue reconoció los meritos y servicios del Barón de Carondelet y le condecoro concediéndole el Habito de Caballero de San Juan de Jerusalén.

Un año más Tarde, en 1788, fue nombrado Intendente y Gobernador de la Provincia de San Salvador en el Reino de Guatemala, cargo que ejerció hasta 1792. Su brillante actuación, la actividad y tino con que gobernó, y su talento y sus virtudes persinales, aparecen de relieve en el Judío de Residencia que le fue seguido en virtud de la orden dada por el Rey Carlos en cedula real fechada el 24 de diciembre 1791.

Comisionado del Rey para tomar la residencia al Intendente y Gobernador fue Don Francisco Manuel de Nájera y Mencos.

Después de cuatro años de gobierno admirable en la colonia del Salvador, el Barón de Carondelet fue designado por el rey Carlos IV, siguiendo el parecer del consejo de Indias, Gobernador, Intendente General, Vicepatrono Real e Inspector de las tropas veteranas milicias regulares de la Luisiana y de la Florida Occidental.

En circunstancia difíciles se hizo cargo de su gobierno el Barón de Carondelet; pues hallo que los Estados Unidos estaban trabajando activamente para atraer a las tribus indígenas por medio del comercio o procurando sojuzgarlas por la fuerza.

Mas de cinco años duro el gobierno de Carondelet en la Luisiana y la Florida occidental. Conforme a los dispuesto en las leyes de Indias, al terminar el periodo de su mando hubo de sujetarse al Juicio de Residencia prescrito para todos los Gobernadores y representantes de la autoridad suprema. Mas el Rey, por hallarse satisfecho del desinterés personal, sana interpretación de sus ordenes y celo desplegado para su cumplimiento, por la correspondiente Cedula Real revelo al Barón de Carondelet del Juicio Secreto de Residencia; y prescribió que únicamente se fijaran edictos, para que, por el termino de treinta días, puedan comparecer ante las autoridades, los sujetos que se sintieren agraviados o tuvieron cualquier queja contra el gobierno o la administración en los territorios jurisdiccionales. En virtud de la referida Cedula Real, don Manuel Gayoso de Lemos Inicio en Nueva Orleans el "Juicio de Residencia pública al Mariscal de Campo Barón de Carondelet".

A fines de diciembre de 1797 el Rey de acuerdo con sus Ministros y el Consejo de Indias, hizo efectivo el nombramiento del Barón de Carondelet para Presidente y Gobernador de Quito.

Igualmente el Barón procuraba el incremento de la explotación de la cascarilla y de la extracción de la quina; de esta articulo Carondelet envió 210 cajones provenientes de Loja para la real Botica de Madrid.

El estado de salud del Presidente a principios del año de 1807 no era satisfactorio Obligado por los médicos volvió a tomar unos días de reposo en Chillo, en la residencia de su leal y querido amigo el Marques de Selva Alegre, quien le insto a descansar en su hermosa finca. Allí serena y tranquilamente hizo su testamento en el que se revela el espíritu profundamente cristiano del Barón, sus arraigados sentimientos religiosos y su acrisolada honradez delicadeza. Designo. Ibacea a su gran amigo consejero, y confidente Don Juan Pio Montufar y Larrea a quien encargo cuidar de su querida esposa, la Baronesa doña María Concepción Castaños y de sus dos hijos Don Luis Ángel y doña María Felipa Cayetano que Vivian con sus padres en Quito.

El campo de azur, una banda de oro, acompañada de seis bezantes, también de oro, puesto en orla. En 1798 ordena la fortificación de la costa y la reconstrucción de la Iglesia Catedral de Quito Propugno la reapertura del camino a la costa, saliendo de Quito y pasando por Ibarra y Malbucho. Igual cosa hizo con el caminí a Guayaquil, para habilitar el comercio de Riobamba y Latacunga Propugno instaurar sembríos de tabaco en Esmeraldas y cascarilla en Loja Durante su administración le toco recibir y atender las misiones científicas de Tafalla y Muris (Botánicas) Humboldt (Geofísica) y Salvany (Vacunación Antivariólica).