<< Delgado Cepeda J. Indice D
 

Delgado Cipriano

 

Desde que se supo en Ambato la transformación de Guayaquil, los principales vecinos se reunían ocultamente para apoyar este movimiento, pero en el mismo mes de Octubre fueron delatados por el presbítero D. Vicente Solís; lo que obligo al jefe de la guarnición a tomar mayor vigilancia y pedir auxilios al comandante militar de Quito D. Damián Alba. Este jefe recibió también una comunicación del Corregidor de Riobamba; Salvo el mejor dietamen de S. S. decía D. Martin Chiriboga, me parece conveniente se aumente la guarnición de Ambato, porque esa es mala gente; y como casi todos son parientes de los vascones, parece indispensable la cautela.
Los ambateños fueron los que ocuparon Riobamba en el numero de 300 al momento que se instalo la Segunda unta para impedir que esta villa hiciese su deber como en el 18 de octubre de 1809, bien notorio a los Excmo. Sres. Virreyes de Lima y Santa fe y Gobernador de Cuenca y Guayaquil, y consta de documentos que conserva este cabildo para su Blasón y de los que hará uso para satisfacción de la Soberanía.
El Comandante Alba envió inmediatamente pertrechos y un refuerzo de gente con intensiones reservadas para que Espinoza impidiese el asalto al cuartel aconsejado. Ante la acción combinada de todas las clases sociales.