<< Egas Venegas De Córdova Mariano Indice E
 

Egas Miranda José María

Nació en Manta el 28 de Noviembre de 1897, hermano de Miguel Ángel Egas, más conocido en el mundo poético americano por su famoso seudónimo Hugo Mayo José María Egas poetas abogado, diplomático, donde creció, estudió y se inicio en la literatura. En el Telégrafo Literario (1913) en que Medardo Ángel Silva no fue acogido, le fue publicado un poema juvenil premiado en el Colegio Nacional Vicente Rocafuerte. Siguió produciendo y publicando sus poemas, muy personales, románticos, amorosos pero impregnados de una modalidad mística. Perteneció al grupo “modernista” de Guayaquil, integrado por Falconi Villagómez, M.A. Silva, M.A. Granado y Guarnizo, M. E. Castillo y Castillo y otros. Integro la redacción de Renacimiento de Guayaquil; sus poemas siguieron apareciendo en los diarios y revistas porteñas de la época Pronunció una famosa oración fúnebres en los fúnebres de su hermano de generación poética. M. A. Silvia.- sirvió la cátedra en el Colegio nacional Vicente Rocafuerte. Ingreso a la diplomacia desempeñando los cargos de Introductor de Embajadores y Secretario de la Embajada en Chile. Se graduó de Abogado y desempeño varios puestos públicos de relativa importancia. Su primer libro de poesía Unción apareció en 1923, prolongado por el maestro del estilo César E. Arroyo.
Saludado por la crítica muy favorablemente fue reeditado en 1941. Su segundo poemario. El Milagro apareció en 1951 y tres años después editó todos sus poemas bajo el rubro de Unción. El Milagro y Otros Poemas.- La crítica nacional e internacional le ha sido muy propicia. Críticos de todas las latitudes han aplaudido la diafanidad y pureza de su expresión poética. Su poema antológico “Plegaria lirica” figura en todos los textos internacionales dedicados a los estudiantes de declaración. Es uno de los poetas contemporáneos más citados en las historias aparecen también en las antologías de poesía continental.
Valoración.- Cesar E. Arroyo en “El Perfil del Poeta”, Prólogo a Unción dice:
“Es un poeta puro y diáfano, quizá el único ejemplar de poeta puro que florece en nuestro medio incipiente, pobre de altas idealidades. Por un lado, amor, amor humano, que se desborda de su corazón, como de una copa encantada: dulce melancolía, suave resignación con la voluntad del señor; todo esto diluido en un acendrado misticismo franciscano y sutil y por otro lado, un santo anhelo de perfeccionamiento un generoso afán de hacer de su vida una suprema población, un Parente sacrificio  le holocausto”.
César Andrade y cordero, en Ruta de la Poesía Ecuatoriana, dice:
“José María Egas constituye en la actualidad, uno de los poetas mejor afianzados en el medio ecuatoriano. Dulcísimo, en su primera etapa expresiva, trasuda su melancólico subjetivismo; delicioso en la elaboración poemática, bien pocos han alcanzado su fluidez; sincero consigo mismo y con la filiación de su poesía, huroneando las “verdades vitales”, a través de su asombro humano, trasmuta su riqueza expresiva en amor inefable o mejor dicho, entrega su amor por los cauces de su fluidez artística y emocional”.
El Rvdo. P. Aurelio Espinosa Polit, fino crítico, en su Presentación a El Milagro dice:
“la síntesis espiritual de su poesía puede formarse con estas cinco notas: parquedad, refinamiento, compresión musicalísimo y religiosidad…Parsimonioso, lo ha sido siempre. La perennidad de su nombradía estado fiada hasta ahora a un estado minúsculo, Unción, que no contiene sino 34 composiciones y al que una reimpresión hecha a los 18 años solo ha sumado 4 mas. El Milagro tampoco se derrama y se limita a 15 poemas.
Bibliografía.- Del Autor: Unción Imp. Nacional Quito, 1923 Perfil del Poeta por Cesar E. Arroyo (prólogo).
Unción y otros Poemas Quito, Talleres Gráficos de educación 1941.
El Milagro, Quito, Imprenta Nacional 1941. Presentación por El Rvdo. P. Aurelio Espinoza Polit. Unción el Milagro y Otros Poemas, Guayaquil, Imprenta Municipal 1954

“Renacimiento”, quincenal, editada en la tipografía Gutemberg; fundada por José María Egas. Apareció en 1916 y se publicó hasta 1917. José María Egas (1897), el “místico” –a lo Nervo- del Grupo (“Unción, 1923; “El Milagro”, 1941.