<< EgŁez Gustavo Indice E
 

EgŁez Pavel

Pavel, es de aquellos pintores dotados de una gran capacidad de reflexión sobre el arte y la cultura en general. Y en cuanto a su pintura esta termina aplastándonos, obligándonos a ser otros. A definidos. Esta obra, que será expuesta en el Museo Nahin Isaías de Filanbanco, por primera vez en Guayaquil, es la oportunidad que esperábamos para hablar con este ser sencillo pero excepcional.
Pavel, presiento que un diálogo como este siempre asume distintas formas de expresión, para este caso, la plástica, tu mundo personal, la sociedad, serán algunos de los elementos que marcarán este conversatorio. Siempre fuiste un artista polémico, muy dado a las rupturas. A los quince años ya eras parte del ambiente académico de las artes plásticas de la capital.
¿Cómo analizas este proceso?
Lo que yo pienso es válido desde dos puntos de vista. Y te lo digo en pocas palabras: Que mi pintura forma parte de una dinámica artística que desde el punto de vista de la creación, esa adquiere autonomía y a su vez se enmarca dentro de la subjetividad del pintor, quien elabora sus propios mundos, símbolos, personajes, etc., y por otra parte, una reflexión sobre la plástica, sobre la cultura en general, sus relaciones con la sociedad, que son finalmente ejercicios de reflexión teórica, en este caso sobre la plática.
Parece que siempre fuiste dado a la reflexión…
Yo pienso que sí. Ventajosamente tuve una relación desde muy temprana edad conescritres, pintores, que frecuentaban el círculo de mi hermano Iván.  
Tal vez por allí, yo me fui involucrando en esas conversaciones que me han dejado un saldo positivo. Además debo consignar en esta conversación que mi relación con Ulises Estrella, ha sido gravitante en mi formación, ya que como profesor del Colegio de Artes Plásticas, nos indujo a muchos de nosotros a la reflexión sobre una diversidad de tópicos, todos ellos vinculados quehacer artístico, etc.
Además creo que mi ingreso al Colegio de Artes Plásticas marcó definitivamente mi relación con la pintura Pienso que mi vocación por la pintura se ha ido profundizando en la medida en que creo que pintar es como respirar, vivir, amar.
¿Qué significa para Pavel el haber ingresado muy tempranamente al Colegio de Artes Plásticas, tienes apenas quince años…?
Constatar una realidad artística que negaba en la práctica toda posibilidad de creación. Esto nos llevó al convencimiento que el academicismo cerraba las puertas a lo nuevo, a la renovación. Fue en ese ambiente que decidimos un grupo de compañeros crear el taller RUNAPAC, que tenía como finalidad abrir un espacio para la expresión de nuevos mensajes estéticos y sociales que obviamente terminaban cuestionando las posturas academicistas de muchos de nuestros maestros.
¿A qué maestros concretamente…?
Nosotros planteamos concretamente que no hayan profesores permanentes, sino talleres libres. Porque pensábamos que la educación que se impartía, no estaba relacionada con el arte. No había motivación real. No había una interrelación que permitiera conocer las técnicas, los materiales, con la historia del arte, la estética, la sociología y todas aquellas herramientas que constituyen un paso necesario para la formación artística. Me refiero a Napoleón Paredes, a quien le hicimos una huelga para sacarlo. Su mentalidad arcaica lo llevaba a golpear a los estudiantes en las manos cuando consideraba que los trabajos de estos, no estaban bien, Se acercaba por atrás y destruía las culturas. Con profesores así, nadie podía aspirar a ser artistas. Qué diferencia con el maestro Ulises estrella, quien tenía todo el respaldo de los alumnos porque encontraban en el a un verdadero motivador.
Se prefería más clases de matemáticas que de dibujo cuando estaba claro que nosotros íbamos a ser pintores.
Esta lucha contra un academicismo obsoleto tuvo sus frutos, en la medida que se dio un cambio en la mentalidad de los nuevos artistas, quienes finalmente comprendieron que le renovación de determinadas instituciones no significaba cambiar la forma de concebir al proceso creativo.
De allí que cuando intenté ingresar a la facultad de Artes, nos encontramos con un profesor que nos enseñaba a coger el lápiz, cuando muchos de nosotros ya teníamos alguna experiencia en técnicas de grabado, escultura, pintura. Con una enseñanza académica de ese tipo, cualquier creatividad estaba condenada al fracaso.
¿Qué rememoras de tu primera exposición, cuales son aquellas preocupaciones básicas. Cuáles son las técnicas, los colores, los temas de aquellos tiempos?
Mi primera exposición fue en el 77, y es una exposición conjunta con un compañero del Colegio de Artes Plásticas y estas fueron presentadas por un poeta chileno, Abdón Muñoz. Yo creo que esa exposición fue la síntesis de un proceso de dibujo fundamentalmente; y es que hasta el 77, yo estaba ligado a la gráfica, al dibujo, ya que yo empiezo y pintar desde que salgo del Colegio de Artes Gráficas, incluso en el Colegio no recibí clases de pintura. Toda la experimentación que yo hago en tomo a la pintura es una experimentación totalmente de taller, muy personal.
¿Y Cuáles fueron los temas de esa primera exposición…?
Más bien de carácter surrealista, cuya importancia yo atribuyo a que eran o que tenían una sustancia critica, cuestionadora de ciertos personajes vinculados al poder.
Son para decírtelo tiempos azotaban a nuestro continente. Esos son los rasgos temáticos de los dibujos de entonces.
Pavel, antes de que se me escape la inquietud. Dijiste alguna vez que tu trabajos ya que eso significa quitarle originalidad, autenticidad a tus trabajos.
Yo creo que el arte no tiene ninguna antesala: el dibujo es el dibujo, la pintura es la pintura, y el ejercicio de la creación es uno solo.
Se esté dibujando en un papelito pequeño o se esté trabajando en un gran mural, realmente no creo que se queda, producir obras en tiempos postergados.
Pavel, tengo la impresión de que tu trabajo plástico siempre ha estado ligado a una actitud política, que sin ser militante, demuestra esa preocupación por la política y por lo político, aunque sea de una manera tangencial.
¿Es así?
Sí, yo creo que si Fundamentalmente porque el trabajo de la pintura está ligado a ese proceso de reflexión del que te hablé hace algunos instantes. Reflexión que es ante nada política. A mí si me preocupa la suerte de América Latina, y todo lo que en este continente puede ocurrir es también parte de mis angustias.
¿Pavel, más cerca de Guayasamín o de Kingman?
Verás Carlos, yo pienso que son dos obras totalmente distintas, ambas de una importancia fundamental para el país, imposible de negarlas. Pero lastimosamente siento que ninguna de las dos ha trascendido en el escenario del arte universal… Vamos con calma mi querido Pavel. Tú dices que ambos pintores no tienen una valoración dentro del arte universal. Yo me atrevería a decir que si la tiene Guayasamín, mientras que Kingman es poca su valoración internacional…
Tú coges libros sobre artes plásticas latinoamericanos y encuentras que de nuestro país se dice poco o no se dice nada. No hay una valoración de conjunto ni individual de nuestra plástica. ¿Por qué? Porque existe un mercado multinacional ligado a los centros de irradiación del arte universal como son México, Buenos Aires, Sao Paulo, donde tú ves que lo mejor del arte de este continente está allí. Si bien es cierto que Guayasamín tiene un enorme prestigio, a veces es imposible encontrarlo en las subastas, o verlo en exposiciones permanentes. Pero un Lam, un Matta, un Szyslo, son pintores que por el hecho mismo de influir en el desarrollo de la plástica continental, están en estudios, en subastas, en exposiciones, simposium permanentes.
Volvamos a tu obra. En ella se encuentran elementos de la cotidianidad, la soledad, la pobreza, elementos simbólicos como la presencia de gatos. Es verdad todo aquello, pienso que todo eso es un proceso de enriquecimiento formal, que está en la tradiccion del arte latinoamericano. Y esa cosmovisión mágica y lirica a la vez, está cargada, en mi caso, de un profundo lirismo. De allí que yo piense que es peligroso lo que han hecho algunos pintores que al irse a Europa se han visto influidos por un arte que no expresa nada de nuestro mundo mágico. Entonces la necesidad de afirmar un lenguaje individual que me ubique dentro de nuestro continente, es para mí un reto y una constatación.
Dejame insistirle en una presencia constante dentro de tu obra: ¿el gato?
Verás, el gato esta allí en mis cuadros por dos razones Primero, porque la plasticidad del dibujo; segundo, porque es el animal que más se apega a lo cotidiano, es el que mas forma parte del hábitat, esta más cerca del ser humano. Y en mu pintura adquiere una forma poética y dramática, ya mi pintura, no lo olvides, recoge elementos de la vida cotidiana…
¿Y esos rostros alargados, llenos de tristeza y esas ollas vacías…?
Yo creo que lo fundamental en la pintura de este tiempo, es que hay que dotar a los personajes de características esenciales. Y esos hombres y mujeres, son la expresión de nuestro drama humano y social en América Latina. Son rostros de vida cotidiana, son la miseria, las ollas son también el símbolo de la miseria que se expresa en cualquier rincón de nuestro continente, en cualquier casa miserable.
Allí, en esas respuestas está Pavel Egüez, retratado de cuerpo entero. Allí su oceánico humanismo. En esos personajes atormentados, en esos colores tristes, está una historia cargada de ignominia, de falsas promesas. Los cuadros de Pavel están para llamarnos al orden, están para decirnos que es preciso dormir con un ojo abierto, si no queremos seguir siendo menos espectadores del presente. (Fragmentos de una conversión mayor).