<< Estupiņan Bruno Indice E
 

Espantoso Santiago

Procurador de Guayaquil, en el año de 1789.
Santiago Espantoso, en marzo de 1800, adquirió el edificio y dos solares del Colegio de Guayaquil, en 15.550 de contado. Los compró a la Junta de Temporalidades formada en Quito para administrar y vender las propiedades de los Jesuítas extrañados de la Audiencia por la Pragmática Sanción de Carlos III, de 1767. Por ello, la casa de los jesuitas se llamaba en 1800, fecha de la compraventa antes anotada, con el nombre de “Casa de las Temporalidades”.- Los jesuitas tenían funcionando allí el Colegio de san Ignacio, que cerró sus puertas, al ocurrir su salida.- En dicho edificio existía un “reloj mudo”, es decir, sin campana, que fue retirado del edificio existía un “reloj ,udo”, es decir, sin campana, que fue retirado del edificio y llevado a la Municipalidad donde funciono por muchos años. El Cabildo pagaba a un campanero para que con soga haga oir el sonido de la camapana cada hora y cada media hora.
Este edificio de las Temporalidades fue adquirido por herencia por don Vicente de Espantoso y Avellán, hijo del anterior, quien fue por muchos años “mozo de Pérez- Tolosano y de la Rúa, quien tenía una hia natural con el Capitán Manuel Helmes.- Esta niña fue criada por Espantoso con el nombre de JesúsHelmes Tolosano y a la muerte de Espantoso heredó la casa, viviendo allí con su madre. Por esta razón la casa fue llamada “De las Tolosano” (esquina suroeste de las calles Pichincha y Clemente Ballén).- A la muerte de Jesús Helmes Tolosano la heredó por testamento su sobrino segundo Rosendo Avilés a) Culebrón,  quien se casó con Carmen Bechkar y Paz del Castillo. Viajaron a Tierra Santa enfermó de lepra. No tuvieron hijos. A la muerte del señor Rosendo Avilés pasó la propiedad a la Junta Municipal de Beneficencia, que construyo un edificio de cemento con un pasaje comercial en los bajos, que denominó Rosendo Avilés, En Dicho Edificio Funcionó el Hotel de los Stagg Arrarte (El Gran Hotel, por los años 30) después convertido en hotel Crillón y ahora funcionan las oficinas de la Empresa Municipal de agua Potable.