<< Espantoso Manuel Indice E
 

Espinosa Roberto

Disertación sobre la Literatura en general y la poesía Quito Imprenta del Clero, por I. Miranda.
Asesor del Cabildo de Guayaquil 1780 a 1784 Alcalde Ord. De Guayaquil 1812
Espantoso Avellan Manuel
El año de 1858 el General Echanique, ya derrocado y proscripto en Valparaíso, publicó una “Vindicación” en que decía: “Volvió a verme el Sr. Espantoso, (agente de Flores), y me dijo: que tenía cartas en que se les llamaba con instancia del Ecuador ; que aun los jefes de los Cuerpos estaban comprometidos; que el Gral. Urbina estaba enteramente odiado, y que la solo presencia del Gral. Flores en Guayaquil, produciría el cambio; que como gobernante, me declaró que tenía hombres, buques y, en fin, cuanto necesitaban fuera del Perú; y que todo lo que se quería de mí, era únicamente que me desentendiese y no me ofendiera de la marcha del Gral. Flores, etc.. Por estas razones conviene; me habló que todo lo tenía listo, pero les faltaba un buque, y me pidió que yo se lo proporcionara: me negué a ello…Entonces Solicitó de mí una entrevista con el Gral. Flores tuvo lugar, y el Gral. Me habló de las facilidades de la empresa. Puesto que me he  decidico a hablar la verdad, confesaré también que contribuí, entre otras personas de categoría, comerciantes y hacendados del país, con cinco mil pesos de mi propio peculio para la compra del vapor “Chile”.
El 17 de septiembre de 1859 como suplente del General Franco, fue nombrado el Sr. José María Carbo, quien renunció: en lugar de él, los partidarios de Franco se propusieron elegir al Sr. Manuel Espantoso. Se convocó a elecciones el 12 de Octubre, las que debieron verificarse el 13.
Los adversarios de Franco estaban entre lo selecto de Guayaquil, proyectaron oponerse a la elección de Espantoso, partidario antiguo e íntimo de Flores. El 13 se reunieron en casa del General Elizalde, con el objeto de deliberar. Franco rodeó la casa con gran número de soldado, apresó y llevo al cuartel a los señores José María Caamaño, Teodoro Maldonado, Cnel. José Manuel Uraga, Claudio Díaz, José María y Francisco Vivero, José y Miguel García Moreno, José coronel, José María Baquerizo, Dres. A. Andrade y Carlos Coello, Liborio Rosales, Pedro T. Aguilar y Ramón Martínez. Enseguida suscribieron estas personas, en unión de centenares mas, una protesta contra las protesta aparecieron también los nombres de Idelfonso Coronel, Coronel José A. Gómez, Francisco X. de Santisteban y muchos más.
En noviembre de 1859 el primer paso de Castilla fue dar cumplimiento al encargo de Flores: he aquí por lo que consiguió de franco nombrarse Gobernador al señor Espantoso y Secretario a Vicente Piedrahita, ambos partidarios de Flores. Lo primero que hicieron Espantoso y Piedrahita fue manifestar al general Franco que medio de combatir la anarquía en la Patria era llamar, aunque fuera a un puesto subalterno, al General Juan José Flores. Franco se indignó y dijo: “Si Flores llegara a venir a cualquiera de los puertos que están dentro de mi Jurisprudencia, lo haré fusilar antes de dos horas “Recibió este nuevo golpe Flores; pero esto no le desanimó como veremos adelante. Espantoso se retiró de la Gobernación algunos días después, y por la imprenta apareció que se había llevado del tesoro 26.000 pesos, por lo que la Nación le debía desde 1845.
En noviembre de 1859 nombró el triunvirato de Quito comisionado en Guayaquil al Señor José Vivero para que acordarse con Franco la reunión de cabildos provisionales, con el objeto de que eligiesen Gobierno Supremo: Vivero  contestó: “me repugna servir de intérprete a un Gobierno que ha abierto las puertas de mi Patria a enemigos extranjeros, e intervenir en asuntos en que no ha tomado parte de partido liberal”, En vista de esta contestación, los triunviros nombraron comisionado al señor José María Caamaño, quien alcanzó de Franco y Espantoso la convocatoria.
Franco promulgo un decreto el 9 de diciembre, en que convocaba una convención para el 16 de Enero del año siguiente: pero los Gobernantes de Quito no gustaron del decreto, y entonces partieron a Guayaquil dos de dichos gobernantes, los Sres. Gómez de la Torre y Avilés. Antes de esto había pedido auxilio al gobierno de Nueva Granada, quien, como era natural, lo negó sin rodeos. Mediados de Febrero de 1845. El gobernador del Guayas “un señor que lleva el espantoso apellido de Espantoso” (Gálvez), huele el movimiento y destierra a Roca y A un coronel de los conjurados Roca, entonces, hace estallar la revuelta.