<< Feraud A. María Indice F
 

Feraud Blum Carlos


Presidente de la Asociación Escuela de Derecho 1948
Quito- el Vicepresidente del Congreso Nacional, doctor Fernando Guerrero, expresó a nombre de la Legislatura la más sentida nota de pesar por el fallecimiento del doctor Carlos Feraud Blum, Presidente de la Comisión Legislativa de lo Civil y Penal, Diputado Nacional y ex Ministro de Estado.
Debo expresar los sentimientos de dolor en nombre de la Función legislativa por la muerte del doctor Carlos Feraud Blum, quien fuera uno de los mejores legisladores que ha pasado por el Congreso Nacional.
Tres días de duelo
Por otra parte, el Vicepresidente del Parlamento, anuncio que habrá tres días de duelo en la Función Legislativa y que una delegación de diputados se trasladará hasta la ciudad de Guayaquil para rendir el póstumo homenaje al doctor Carlos Feraud Blum, al mismo tiempo que presentar los sentimientos de dolos a su distinguida familia. Carlos Feraud Blum venía padeciendo una grave enfermedad desde hace meses, por lo que debió trasladarse a la república socialista de Cuba a una reunión internacional, de juristas, oportunidad que aprovechó para hacerse un tratamiento médico.
Sin embargo, un cáncer maligno a tiroides que en sus últimas horas le dejo sin voz, mas la afección al corazón, le privó de la vida, cuando recién había retornado de La Habana el pasado sábado, dejando de existir en su ciudad natal, Guayaquil, ayer a las 10h30, lo que produjo consternación en todos los sectores políticos.
El conocido hombre público doctor Carlos Feraud Blum, falleció ayer a las 40 horas de su retorno al país, causando su deceso profunda consternación en los círculos políticos, culturales y sociales del país.
El legislador nacional llegó de Cuba el sábado último en el Avro presidencial facilito por el primer mandatario traído por sus familiares desde el Hospital general de la Habana, en donde se estuvo haciendo tratar una grave dolencia, agravándose su estado en la mañana de ayer en que falleció a los 64 años de edad.
El caballero extinto nació en esta ciudad el 12 de julio de 1923. Recibió el título de Bachiller con las más altas calificación en el colegio Nacional Vicente Rocafuerte, efectuando sus estudios superiores en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Guayaquil en la que obtuvo el grado de doctor en Derecho con las mejores notas, habiéndose hecho acreedor al premio Contenta por su tesis doctoral con el tema “Salarios” al Premio Universidad de Guayaquil.
Fue un distinguido catedrático que sobresalió como forjador de juventudes en las aulas universitarias donde impartió varias cátedras. Fue Subdiácono y luego Decano de la Facultad de jurisprudencia de la Universidad de Guayaquil. Publicó varios trabajos en las revistas jurídicas del país y autor del libro “igualdad de Derechos de hijos y cónyuges”, editado por la universidad Estatal de Guayaquil.
En cuanto a su actividad como jurisconsulto fue Juez Suplente de lo Penal por espacio de aproximadamente diez años y conjuez Permanente de la Corte Superior de Guayaquil.
Fue Vicepresidente del Colegio de abogados de Guayaquil y le cupo desempeñar la Presidencia en distintas ocasiones. En el año 1979 fue representante a la Asamblea nacional de la Federación Nacional Abogados.
También desempeño las funciones de Jefe de la Asesoría Jurídica de la Municipalidad de Guayaquil; Sindico de varias instituciones, Director del Departamento Legal de la Universidad de Guayaquil; Miembro y Vicepresidente de la Segunda Comisión jurídica de reestructuración Jurídica del Estado que preparó el Proyecto de reformas a la Constitución de 1945.
Desempeño con lucimiento el cargo de Ministro de Trabajo y Recursos Humanos en el Gobierno del Presidente Roldos, desde el 10 de agosto de 1979 hasta el 7 de febrero de 1980.
El 7 de febrero de 1980 pasó a desempeñar el Ministerio de gobierno cartera en que estuvo hasta el 14 de septiembre de 1981 en que renuncio para volver a su actividad profesional hasta el año de 1984 en que fue elegido Vicepresidente del Congreso Nacional habiéndose desempeñado como diputado Nacional hasta antes de sufrir serias complicaciones del mal que lo aquejaba.
El doctor Carlos Feraud Blum estuvo casado con la señora Isabel Vivar de Feraud, con quien procreó sus hijos Juan Carlos Feraud Vivar, María Isabel Feraud Vivar (fallecida) y Marcel Feraud Vivar, casado con Sheny Bosisio de Feraud.
Fue su hermana la señora Blanca Feraud Blum: siendo sus nietos Simonee y Scheny Feraud Bosisio. Luego de una Misa de cuerpo presente que se oficiará a las 10h00 tendrá lugar el traslado de sus restos mortales a las 12h00 desde el Paraninfo Simón Bolívar de la Casona Universitaria hasta el Cementerio General.
Murió de Noviembre de 1987

 

Mi primer recuerdo del doctor Carlos Feraud Blum es la de un joven candidato no había llegado todavía a los treinta años y era un estudiante de los años superiores en la Universidad que aspiraba a una curul edilicia en nuestra ciudad integrando una lista de izquierda. La agrupación política creo que tenía el membrete de Alianza popular ecuatoriana y respaldaba, el año de 1947, la candidatura de un tío de este articulista el doctor Alfredo Vera a la Alcaldía de Guayaquil, en unos comicios que finalmente fueron ganados por otro joven aspirante al sillón de Olmedo, Rafael Guerrero Valenzuela. También participó el “chato” Feraud que se era el mote cariñoso que le daban sus amigos en una ciudad en que carecer de un pseudónimo significa no tener alguna importancia en otra campaña bajo los mismos auspicios, creo que fue candidato a diputado entonces, y luego su vida se consagró de lleno al ejercicio profesional y a la cátedra Universitaria.
Vale anotar también el precioso antecedente de haber sido un activo dirigente de la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador  (FEUE), que para esos tiempos era un organismo estudiantil de mucho prestigio y de mucho peso en la vida del Ecuador. Y el joven político que había sido, si bien no triunfó en aquellos comicios, logró sus mejores victorias en el campo del ejercicio del Derecho, habiéndose consagrado como uno de los mejores juristas que ha contado el país. Y, por supuesto, también en la cátedra universitaria, habiendo sido catalogado como uno de los mejores catedráticos que han pasado por la universidad de Guayaquil, de la cual llegó a ser su Decano. Años más tarde, pasaría también a la docencia superior en la Universidad católica, en donde aún son recordadas sus clases que llegó a dictar hasta hace pocos meses.
Con la candidatura de Jaime Roldós Aguilera a la Presidencia de la República, Feraud Blum hace su reaparición en la política nacional, apoyando al candidato cefepista, pero sin comprometerse con el partido que comandaba don Buca. Fue uno de los dirigentes más notables de ese sector independiente que le dio al desaparecido y oven político un triunfo arrollador en 1978. Como no podía ser de otra manera, el flamante presidente pidió la colaboración de uno de sus más valiosos partidario y, de esa manera, Feraud pasó a ocupar el Ministerio de Trabajo, y luego el de Gobierno. Con el ascenso de Osvaldo Hurtado al poder, luego de la gran tragedia aérea que privó al país de su Primer Mandatario y de la Primera Dama del país.
Alguna vez doctor Feraud Blum estuvo candidatizado al Rectorado de la Universidad de Guayaquil, lo que demuestra el grado con su sapiencia y verticalidad entre sus colegas de la docencia y entre el universitariado todo. Y caso que habría algunas cosas que recordar o registrar sobre esta figura que en plena etapa de creación, de trabajo y lucidez, nos abandona físicamente. Su fallecimiento ocurre en circunstancias en que ejercía las funciones de diputado nacional, dentro de una etapa legislativa en la que llego a ocupar la Vicepresidencia del Congreso nacional. En medio de la consternación nacional parte este ilustre guayaquileño que ha dejado los mejores recuerdos entre un pueblo que confió en él, entre varias generaciones de aspirantes a abogados que estuvieron la oportunidad de escuchar sus sapientes clases, entre sus amigos que lo respetaron y lo admiraron y en la de este modesto gacetillero que tuvo la suerte de conocerlo, de tratarlo y de participar del privilegio de su amistad.