<< Fernández de Córdova Rojas Manuel Indice F
 

Fernández Diógenes


La Junta de Guayaquil del 9 de julio de 1925 estaba constituida así: Capitán de Fragata Diógenes Fernández.
Fernández Salvador y López José
En 1803 esta colosal sentencia, en la que solo se salvan los ausentes y los muertos, firman Javier Montufar y Larrea, Corregidor y Juez de la Causa, con el Dr. Ose Fernández Salvador, en Calidad de asesor. Como era de suponerse, la Audiencia confirmó la sentencia de Riobamba y se la puso en práctica con rigor.
En agosto de 1830 el Congreso dirigido por José Fernández Salvador, ultimo Presidente del congreso (por negativa del Vicepresidente de la República, señor Dr. José Joaquín de Olmedo).
Encargado 1831 mayo 10 Sr. Dr. José Fernández Salvador, ultimo Presidente del Congreso (por negativa del Vicepresidente de la República señor Dr. José Joaquín de Olmedo).
Los Sres. Salvador, Matheu y Ante quisieron separarse de la convención por falta de Independencia, y no lo ejecutaron por no encender la guerra civil.
Hato de Convencionales de floreado lenocinio en “Club de genízaros”, sancionaba la constitución, eligió Presidente a Flores el 31 de Marzo, por unanimidad: 34 Diputados, solo José Fernández y José María Santisteban dieron su voto en contra.
Concluidos los estudios en San Luis, pasó a la universidad de santo Tomás de Aquino, en la que cursó tres años de Filosofía y Derecho y se graduó de Bachiller maestro y doctor. Aun cuando curso años de Teología, no obtuvo ningún grado de esta materia. Durante este tiempo desempeño el cargo de Secretario de San Luis y luego el de Bibliotecario de la Universidad desde el 4 de febrero de 1796. Concurrió como pasante al estudio del Dr. Francisco Javier Orejuela durante tres años tres meses. La Real Audiencia le dispensó el tiempo que le faltaba como pasante, en atención de haber formado el resumen cronológico de las Reales Cédulas de la Audiencia de Quito. En 1781 fue Capitán de milicias de Ibarra en 1799 relator de la Real Hacienda, en 1803, asesor de Guamote; en 1802, Procurador general de Quito, y en este cargo obtuvo el establecimiento de un presidio urbano y el de una escuela pública de primeras letras; en 1801, abogado de pobres; en 1805, Juez de la Policía. El 31 de marzo de 1803, Carlos IV concedió al, Dr. Fernández Salvador el cargo de regidor de la ciudad de Quito, por renuncia de su padre Don Andrés Fernández Salvador fue designado en la misma acta constitutiva del nuevo Gobierno, el 10 de Agosto de 1809, para Senador de la Sala de lo Civil, una de las Sesiones del Tribunal con que los patriotas substituyeran a la Audiencia derrotada.
En 1806 fue Alcalde de primer voto el 29 de Octubre de 1809 fue nombrado Corregidor interino de Riobamba por el conde Ruiz de Castilla, y en 1813 Fiscal Interino de la real Audiencia. El 18 de Septiembre de 1816, el Presidente Montes Volvió a conferir igual cargo al Dr. Fernández Salvador, por ausencia a Cuenca, durante dos mese, del Dr. José María Vásquez de Novoa, que fue más tarde el caudillo de la Independencia de Cuenca. El Fernández Salvador continuo desempeñando en la época de la Colonia, otros importantísimos cargos, como el de Auditor de guerra del Nuevo Reino de Granada, que le confirió el Presidente Don Juan de la Cruz Murgeón, el de Juez de la Real Audiencia en unión de los Doctores Murgueytio y José Félix Valdivieso, el de Juez comisionado en Guayaquil a petición del Gobernador de esa ciudad, Dr. Bartolomé Cucalón y Villamayor. Recibió varias comisiones especiales y transitorias, que revelan la confianza que merecía de parte de las Autoridades españolas por su probidad y espíritu público. Así el 9 de junio de 1821, fue comisionado para hacer jurar en Zambiza, Perucho y Calacalí la Constitución española dictada en Cádiz.
Fue elegido Diputado por las cortes Españolas de 1814 y representante, en segundo lugar, para las mismas cortes, reunidas en la real Isla de León.
Como lo expone el Dr. Pablo Herrera Sirvió al Rey con fidelidad, pero después de la Batalla de pichincha, abrazó la causa de la Independencia con entusiasmo y acepto muchos empleos de gran importancia. 
Abogado designado Senador de la Sala de lo Civil el 10 de Agosto de 1809. No acepto y emigra a Guayaquil con toda su familia. El Coronel Bartolomé Cucalón le concede pasaporte, por su lealtad a la monarquía. El 2 de Julio de 1822 fue nombrado Ministro de la Corte Superior de Quito, por el General Antonio José de Sucre. Nació en Quito el 23 de Enero de 1775. Sus padres, de distinguida alcurnia, fueron Don Andrés Fernández Salvador y Da. Rosa López. En 1785, entro al Colegio de San Luis, merced a una beca que le concedió el Presidente D. José Villalengua y Marfil. El 9 de Marzo de 1826 se nombró Ministro de la Alta Corte de Justicia de Bogotá, y a pesar a de las instancias del Presidente D. José Villalengua y Marfil. El 9 de marzo de 1826 se le nombró Ministro de la Alta Corte de Justicia de Bogotá, y a pesar a de las instancias del Presidente Santander, declinó la honrosa distinción. Ya en 1824 fue designado para Ministro de la Corte de Justicia del Ecuador. En virtud del decreto del Libertador, expedido en Abril de 1829, fue Vicepresidente de la Junta provincial del Distrito que debía procurar el mejoramiento de la administración municipal del Ecuador  Desempeño el cargo de Subdirector de Estudios de la República y cuando lo renunció, fue nombrado Director General de estudios de Quito, por decreto del General Juan José Flores, de 30 de octubre de 1830. Renunció el cargo de 1832 y en 1837 se lo confirió de nuevo el Presidente Rocafuerte. En este cargo Formulo el Reglamento de la Instrucción Pública que fue aceptado por el Presidente Rocafuerte y puede considerarse como el primer trabajo serio de materia de instrucción pública, en los albores de la República ecuatoriana. En 1830, como Diputado por Pichincha concurrió a la primera asamblea constituyente de la República del Ecuador  reunida en Riobamba, y la presidió durante todas sus sesiones. Renuncio el cargo en 1830 exponiendo entre otros motivos que no quiere verse en el conflicto de ejercer el Poder Ejecutivo cuando falte el Presidente del Estado pero no le fue aceptada la renuncia. Ausente el General Flores y como lo estaba también el Vicepresidente, el Dr. Fernández Salvador se encargo de la Presidencia el 30 de Noviembre del citado año. En el año de 1825 debió concurrir como Diputado al congreso de la Gran Colombia, pero no acepto el cargo.
Fue senador por Pichincha en el año de 1836 y representante al congreso el año de 1843, elegido en la Provincia de Manabí. El Gobierno del Dr. José Félix Valdivieso comisionó al Dr. Fernández Salvador para que, en unión de los Generales Manuel Matheu y Antonio Elizalde y de los Dres. Dn. Pablo Borrero y Don Vicente Flor, se entendiese con Rocafuerte para ver de terminar la guerra, pero la comisión no pudo cumplir su encargo, porque se dio la sangrienta Batalla de Miñarica. El 23 de febrero de 1846 fue nombrado Ministro de lo Interior y Relaciones exteriores, y después de varias renuncias sucesivas se le concedió licencia por cuatro meses, que lo obtuvo para no intervenir en los actos del Presidente mientras estuviese investido de las facultades extraordinarias. Manifestó que su permanencia en el Ministerio es propósito principal impedir una guerra con Nueva Granda. En  1851 fue Nombrado ministro de la corte Suprema y luego Director de Instrucción Pública, pero, alegando su avanzada edad no acepto al cargo. Dedicando al estudio y a la lectura desde la infancia hasta una edad avanzada, llegó a ser el hombre más erudito de su tiempo casi en toda clase de conocimientos. El libertador Bolívar tenía elevadísimo concepto del Dr. Fernández Salvador, cuyos consejos buscaba en las arduas cuestiones de la política.
Llegado a Quito en el mes de enero de 1846, organizó su gabinete encargando el Ministerio del Interior y Relaciones Exteriores al Dr. José Fernández Salvador, considerado como el primer jurisconsulto y como el más erudito de los Ecuatorianos; el de hacienda al Dr. Manuel Bustamante enteramente ignorante en la materia; y el de Guerra y marina al General José María guerrero militar muy acreditado por su valor, su honradez y su patriotismo.
Director general de estudios de la Universidad de Quito en 1838 abogado y Doctor en ambos derechos.
Nació en Quito 23 de enero de 1775
Procurador General de la República 1802
Maestro 8 de abril de 1795.
Bachiller, Licenciado en Jurisprudencia 1795
Doctor en Jurisprudencia 1798
Secretario del Seminario de Quito
Relatador de la Junta de Hacienda 1799
Sindico personero
Regidor perpetuo de Quito 31 de Marzo de 1803
Abogado 18 de abril de 1799
Bibliotecario de la Universidad de Quito 4 de febrero 1796
Capitán de Milicias de Ibarra 1781
Abogado de Pobres 1801
Juez general de Policías 1 de abril de 1805
Alcalde de primer voto 1806
Corregidor de Riobamba 29 de Octubre de 1809
Fiscal de la Real Audiencia 24 de julio de 1813
Auditor de guerra 16 de Febrero de 1822
Conjuez de la Real audiencia 9 de Mayo de 1822
Diputado a las cortes españolas 1814
Ministro Juez de la Corte de Justicia 9 de Marzo de 1826
Senador 1826
Ministro de la Corte de Justicia 1824-1825
Pre rector General del Sur
Miembro de la Junta Provincial del Distrito 11 de abril de 1829
Vicepresidente de la Junta del Distrito 11 de abril de 1829
Subdirector de Estudios de la universidad de Quito
Senador de Imbabura 1848-1849
Presidente del Senado 1848
Presidente del Senado Congreso Extraordinario 17 de Noviembre de 1848
Director de estudios 3 de Noviembre de 1851
Ministro de la Corte Suprema 1851
Falleció 1 de octubre de 1853
presidente del Consejo de Gobierno 1846
Diputado por Pichincha 1830
Presidente del primer Congreso del Ecuador  14 de agosto de 1830
Director de Estudios de la República 30 de octubre 1830
Jefe Supremo de la República 1830
Encargado del Poder Ejecutivo 20 de Noviembre 1830
Diputado por Manabí 1843
Senador por Pichincha 1836
Ministro de lo interior y relaciones Exteriores 23 de Febrero de 1846
Condecorado con el Busto del Libertador
Director de la Academia de Derecho práctico