<< Freund Arce Federico Indice F
 

Freyre Joseph


La fragata Santa Rosalía se había detenido de 1741 en Atacames, bajo muy curiosas circunstancias. Informaba el gobernador de Esmeraldas, don Pedro Vicente Maldonado:
Tengo noticia cierta de a ver arribado al Puerto de Santa Rosa de Atacanes, una embarcación, nombrada Santa Rosalía, y su maestre y Capitán don Joseph Freyre, quien con los demás en ella dijeron haber salido de panamá; y que no pudiendo proseguir su viaje así por la contrariedad de los vientos, como por estar dicha embarcación haciendo aguas por las costuras, y tener el trinquete lastimado y que temiéndose que podría llegar el caso del naufragio que recelaban, y conociéndose que el remedio más oportuno para precaver cualquier peligro, aligerar la carga de dicha embarcación. Resolvieron desembarcar, y echar en tierra en dicho puerto, setenta y dos surrones de tinte añil, un cofre, tres petacas, y un cajón de la ropa, y visto, setenta y dos zurrones de tinte añil, un cofre, tres petacas, y un cajón de la ropa, y bizcocho del uso, y mantenimiento de las personas que saltaron en tierra, y que estas que son dos, o tres ha pedido para salir de la ciudad  de Quito y con esta diligencia y con algunos otros reparos quedará dicha embarcación haciéndose a la vela en persecución de su viaje.
Se debe recordar que Atacames no era puerto habilitado y que todo arribaba a él debía ser mirada con recelo. En este caso, era evidente que se trató solo de descargar contrabando.
La santa Rosalía pasó a Manta, donde al parecer hizo carena, echando a tierra el resto de su cargamento consistente en tinta, brea y alquitrán de evidente contrabando. Tras la Santa Rosalía, arribaron a Atacames” cinco embarcaciones que fueron un navío grande llamado Belem. Su Maestre don Juan Galarza que venía de la otra costa de México; otro navío llamado San Juan que así mismo venia de la otra costa de México; el barco llamado la Rosita que venía la Panamá y dos barcos, el uno llamado el Torito y el otro la Chata de Vicuña que venían del chocó.