<< Guzmán Cárdenas Segundo D. Indice G
 

Guzman y Abreu Atanasio


Español, botánico, perdió su vida por motivo de un accidente que sufrió cerca del pueblo de Patate en 1807 y que ciertas cajas pertenecientes al difunto, que contenían manuscritos y plantas secas, fueron dejadas en Baños; mas, los insectos destruyeron manuscritos y plantas.
Don guzmán residía algún tiempo en Píllaro, desde donde salió al mando de muchas expediciones en busca del oro de Llanganati. Hizo este un mapa de Llanganati, lo que se supone que aún existe. Aunque Guzmán y sus compañeros no hallaron el depósito de oro, encontraron sí las entradas a varias minas de plata y cobre, las que habían sido trabajadas en tiempo de los incas; se cercioraron también de la existencia de otros metales y minerales. Principiaron a beneficiar las minas con ardor al principio, mas pronto se perdió el entusiasmo debido esto en parte a las riñas entre sí, mayormente a la manera lenta de adquirir riqueza cuando se suponía haber oro derretido a la mano cerca Quedaron al fin abandonadas dichas minas. En una carta de Don Pedro Fermín Cevallos a Mera, Cevallos le dice: “efectivamente conseguí del Sr. Salvador Zoilo Ortega que me preste un croquis levantado por el célebre botánico Don Atanasio Guzmán, de quien Humbolt opinaba que era superior a Linnero, y que murió rodado en Leyto, averiguare con el Dr. Angulo sobre los escritos de dicho señor guzmán, pues creo que aún alcanzó a conocer… no se sino que escribió algo en latín.
Después de la batalla del Pichincha el Gral. Don Vicente Aguirre autoridad Departamental de Quito, supo que los papeles científicos de botánica de Atanasio Guzmán se hallaban en poder del Dr. Félix de san Miguel Corregidor de Guaranda y, considerando el Gral. Aguirre que esos papeles debían detenerse y guardarse en la Universidad de Quito, le obligó a consignarlos en este instituto al Dr. San Miguel, quien lo hizo así, dándoselos al Dr. Angulo, catedrático de dicha Universidad. Con la muerte del Dr. Angulo, los papeles no quedaron guardados en la Universidad, sino que pasaron a poder personal de un hijo del catedrático Angulo, un canónigo Angulo, quien, a su vez, cuando murió, los dejo a un ahijado suyo, el Dr. Cruz Rivera, Abogado que vive aun. Este caballero, insinuación de Don Celiano Monge había obsequiado dichos papeles con dibujos y descripciones de plantas ecuatorianas, a monseñor González Suarez. 
Este Botánico es Anastasio guzmán, de quien si hay noticias y recuerdos de que existió como tal, y de que vivió y actuó en el Ecuador  a principios del siglo XIX, o sea cuando Humboldt visitaba nuestro país, sabio que conoció y trató a Guzmán quien tuvo estrecha amistad con el ilustre quiteño don José Mejía, al que le inició en los estudios de Botánica.
El Mapa original de Lalanganati trazado por Atanasio de guzmán, no tiene fecha; nosotros convencionalmente le hemos puesto la del año de 1806, como cosa razonables entre 1806 en que este Guzmán llegó a Quito y 1807 en que falleció en Patate por accidente.- Para esta segunda edición del presente libro “Llanganati” , he podido tener a la vista otra buena y completa copia mecánica del curioso Mapa de Llanaganti formado por guzmán, tal como existe en la real Sociedad Geográfica de Londres, y cuya descripción es así: tiene 0.32 mts. De ancho, por 0.48 de alto, y dentro del cuerpo de la Carta dice en castellano. “Copiada del original por Richard Spruce, Ambato Marzo 1º de 1860” y en el margen del pie, en ingles se lee lo siguiente: “Map of the Mountains of Llanganati in the Quitonian Andes.- by Don Anastasio Guzmán.- to ilústrate a Paper by Richard Spruce Esgre.
Anastasio de Guzmán, boticario en Quito, presenta a Humbolt. Esquemas de plantas y animales, y este lo consagra al expresar que era superior a Linneo. “Un botánico español, andaluz, que está aquí, dice a su amigo Santiago Arroyo ha formado una obra cuyo prospecto incluyo. Guzmán era hombre de gran valía. Había venido de España recorriendo Buenos aires, Lima y Guayaquil, Se establece en Quito. Es maestro de Mejía, primero y luego, su compañero. No resalta con el brillo de Humbolt y Bompland, por vivir de la filantropía y pobreza de su discípulo. Maestro y alumno realizan frecuentes y fatigosas excursiones. Recorren campos y montes, valles y serranías. Retornan con el polvo del camino, con sus maletas ataviadas de ejemplares botánicos y zoológicos. No gozan de las distinciones sociales que ofrecieran a los científicos hospedados en la casa de Selva alegre. Las eternas divisiones. Colectan plantas de las diversas regiones de la Presidencia, levanta cartas orográficas, ensayan mediciones astronómicas, barométricas, recogen datos estadísticos, geográficos, sociales y económicos, barométricos, recogen datos del bosque y de la selva. Otras entre el inclemente frio y tremendo fuetear del viento de los páramos. Todo, sin embargo, cae bajo la visión y análisis de los desconocidos científicos. Años más tarde toda una famosa colección geobotánica y escritos de incalculable importancia pasarán a la Universidad por fallecimiento trágico de Don Atanasio rodar en una profundidad en Patate y por la prematura muerte de Mejía en Madrid.
Una carta de Don Atanasio Guzmán, cuya copia reducida Mr. R. Spruce publico en Londres en 186, apenas podemos enumerar entre los materiales geográficos, porque es del todo inservible. Representa o pretende representar las montañas de Llanganate el rio Patate  desde Latacunga, una parte del Pastaza, y la parte superior del río Curaray.