<< Heredia Vicente Indice H
 

Heredia Juan


Casi toda la fuerza liberal, excepto algunas partidas que vagaban por la actual Provincia del Oro, hallábase reunida a bordo de la flotilla fondeada en Jambelí. Santa Rosa estaba guarnecida por tropas del Gobierno, mandada por los Cnel. Celestino Lara y pacifico Aguirre. Ignorando Urbina la llegada de García Moreno a Guayaquil, y deseoso de no dejar enemigo a retaguardia, se resolvió a dividir sus tropas., trasbordo parte de ellas al Washington, y partió en él a Zarumilla.
  El Washington estaba mandado por el comandante Juan Heredia, y su segundo el comandante francisco Modesto Game. El menor número de tropas fue dejado en los demás buquecitos. En Zarumilla salto a tierra, y siguió al Papayal, donde se encontró con el Cnel. María Irigoyen, quien, con 30 hombres, marchaba a incorporarse. “En Gualtaco se agregaron los Patriotas Gaspas Alamiro Plaza, adolecente, Julián Indaburu Bodero, Juan Francisco Mariscal y Enrique Larroque. Horas después se incorporaron el Cnel. José María Cornejo, los tenientes coroneles Ramón Cornejo, Pedro Jaramillo. Lautaro Lamota, Julio Lavayen y N. Saona, los sargentos Mayores N, Sánchez, N. Aguilar y cosa de 90, entre jefes, oficiales y soldados venidos de Tumbez. Allí dividió sus tropas en cuatro columnas: una, dirigida por el Cnel. José María Cornejo, el Cnel. José Sotomayor y Nadal y el comandante Antonio Suarez; otra, por el Cnel. Pedro Jaramillo, el Teniente coronel N. Sánchez y el Capitán G. Alamiro Plaza; por el Cnel. Saona y el Sargento mayor N. Aguilar, muchos jefes y oficiales, como los coroneles Juan Antonio Robinsón, Pedro Campuzano, Ramón Cornejo, los comandantes Gregorio Rodríguez , Rafael, Pablo Chica Cortázar, Julio Lavayen G., Pedro Ruiz, José Villao, el Dr. Francisco Rivera Cortázar y varios capitanes, tenientes y subtenientes, quedaron sin colocación, por escasez de tropa, y marcharon armados de fusiles.
Había en dicha ciudad un joven de familia distinguida, llamado José Marcos, Comandante Marino: tenía muchos amigos, y no lo fue difícil organizar una empresa de hombres de provecho. Comprometido a D. Francisco M. Game, Capitán de Vapor Fluvial Washington, antes Anne, de la Compañía Inglesa; y unido con D. Juan Heredia, D. Eduardo Hidalgo, D. Juan Bohórquez y otros 30 jóvenes valerosos del Guayaquil y Babahoyo, todos se embarcaron en el Washington, el 31 de mayo de 1865, por la tarde; y por la noche embistieron osadamente al Guayas; y ambos buques, al mando del comandante Marcos, tomaron rumbo a la Costa del Perú, para ponerse a mando del Comandante Marcos, tomaron rumbo a la Costa del Perú, para ponerse a ordenes del Gral. Urbina, quien lo esperaba en el buque Bernardino, mandado por el Cnel. José María Vallejo, Militar Guayaquileño de los tiempos de Bolívar. Acompañaba la Galeta la luz, a órdenes del Comandante Antonio Suarez. Formada con estas naves la flota, vino inmediatamente hasta cerca de Guayaquil, y se detuvo en los sitios llamados Punta Gorda y Cantagallo. El Cnel. Rafael Real se hallaba en Taura, y se incorporo a los expedicionarios, con un pequeño grupo de patriotas. Algunos días permaneció la flotilla en Punta Gorda, en expectativa de que Guayaquil se levantara; pero como esto no sucedió, hubo de regresar a Jambelí, en el Golfo, distante de Guayaquil 140 kilómetros.