<< Hidalgo Nicanor Indice H
 

Hidalgo José


Su nombre está en la genealogía sacerdotal de la Iglesia de Puebloviejo, en donde paso desde el 25 de enero de 1824 hasta el 24 de junio del mismo año.
Hidalgo Eduardo
Había en dicha ciudad un joven de familia distinguida, llamado José Marcos, Comandante Marino: tenía muchos amigos, y no le fue difícil organizar una empresa de hombres de provecho. Comprometió a D. Francisco M. Game, capitán de vapor fluvial Washington, antes Anne, de la compañía Inglesa; y unido con D. Juan Heredia, D. Eduardo Hidalgo, D. Juan Bohórquez y otros 30 jóvenes valerosos del Guayas, salió ocultamente de Guayaquil. En el sitio llamado  Palo Largo, entre Guayaquil y Babahoyo, todos se embarcaron en el Washington, el 31 de mayo de 1865, por la tarde; y por la noche embistieron osadamente al Guayas, buque de guerra del Gobierno. Lo mandaba el Comandante José Matos, quien fue muerto en la refriega. La tripulación del Washington, se unió con la del Guayas; y ambos buques, al mando del comandante Marcos, tomaron rumbo  a la Costa del Perú, para ponerse a órdenes del Gral. Urbina, quien los esperaba en el buque Bernardino, mandado por el Cnel. José María Vallejo, Militar guayaquileño de los tiempos de Bolívar. Los acompañaba la Goleta La Luz, a órdenes  del comandante Antonio Suarez. Formada con estas naves la flota, vino inmediatamente hasta cerca de Guayaquil, y se detuvo en los sitios llamados Punta Gorda y Cantagallo. El Cnel. Rafael Real se hallaba en Taura, se incorporo a los expedicionarios, con un pequeño grupo de patriotas. Algunos días permaneció la flotilla en Punta Gorda, en expectativa de que Guayaquil se levantara; pero como esto no sucedió, hubo de regresar a Jambeli, en el Golfo, distante de Guayaquil 140 Kilómetros.
El caso más ejemplar de los movimientos montoneros, es el que se conocería como el de “Los Chapulos”. Eduardo Hidalgo y María Gamarra propietarios de la hacienda “Victoria” en la Provincia de los Ríos popularmente conocida como Chapulo, organizaron una pequeña fuerza revolucionaria dirigida entre otros por el mismo Hidalgo, Nicolás Infante, Emilio Estrada y Marcos Alfaro. El punto de partida del movimiento serian 77 peones de la hacienda, “todos ellos concertados y como tales deudores el que menos, de 300 sucres. Se les había indicado que su deuda quedaría cancelada si participaban en los combates. Los Chapulos al igual que de dinero, mediten la imposición de contribuciones a determinadas y ricos terratenientes.