<< Illingworth Juan Indice I
 

Illinworth Hant Juan


Illingworth Juan Nacido en el comando de Chester, en Inglaterra, en 1786.
Murió en su hacienda Chonana (Daule) en 1853. Es una de las figura más conocidas de nuestra historia. Su nombre consta en la columna de octubre. Era su esposa Mercedes Decimavilla y Cossio.
Durante la época del mando del General Urbina solo se fusilo a Briones y sus cómplices en el asesinato horrible cometido por esos bandidos en algunos de; los hombres que Flores traía en su expedición piratica en 1852. Esta expedición protegida por Echanique, Presidente del Perú, se hizo con el texto de restablecer el Gobierno Legitimo de Noboa, como si Noboa no hubiera debido, como Urbina, su elevación a un movimiento de cuartel. Echanique ofreció a Noboa toda clase de elementos, con la sola condición de que el General Flores, el Traidor a la América, que había sabido captarse su voluntad, sería el jefe militar de la invasión, y aun cuando es un hecho que Noboa rechazo esa protección, el caso es que flores engancho a toda la gente perdida de las costas peruanas y chilenas, y acompañado por don Manuel Carbo, sobrino de don Diego Noboa y por Vicente Piedrahita; el Comandante Sotomayor y Luna y otros parientes y amigos del mismo ex presidente, salió del Callao en el vapor chile y seguido por cuatro buques de vela, atestados de elementos de guerra, don Diego Noboa, se traslado a Piura más tarde, con el objeto de recibir a su familia que debía llegar del Ecuador . en la isla de Puna se avistaron con Flores el Teniente Coronel Víctor Proaño y otros Noboistas, y se comprometieron a marchar al centro de la Republica, a revolucionar el país pero no cumplieron nunca sus promesas. Flores entro a la ría de Guayaquil y disparo algunos cañonazos contra la ciudad.
La situación de Novoa y su Gobierno no podía ser más crítica. Tenía a sus órdenes a un escuadrón de caballería de la milicia de Taura, pocos soldados veteranos de infantería y el Batallón Reserva compuesto de los artesanos de la ciudad, partidarios entusiastas de Elizalde, quienes por lo mismo no inspiraban confianza. Así fue que desde el principio empezaron a pasarse. La entrada de Elizalde a Guayaquil era cosa indudable, para evitarla le envió Noboa a los Sres. Dr. Ramón Barreiro, Manuel A. Luzarraga, José Mateus y José María Caamaño. El General Elizalde nombro por su parte de comisionados a los Sres. General Illingworth, Domingo Santiestevan, J.J. Carbo y Juan Avilés. Reunidos unos y otros en la Florida el 27 de julio celebraron un Convenio
El 13 de septiembre de 1821 Illingworth al saber el desastre de Huachi, estando muy cerca de Quito, se regresa por la vía Aloag, Santo Domingo, Peripa, Balzar y Daule.
El 3 de mayo de 1845 Combate de la “Elvira”, hacienda vecina a Babahoyo. Las avanzadas se encuentran en el Platanal, bien cerca de la casa de Hacienda, se combate sangrientamente. El General Elizalde de regreso a Guayaquil, con gran cantidad de heridos, dejando en el campo infinidad de muertos.
El 10 de los mismos combate de la Elvira. El General Elizalde regresa por segunda vez al frente de grandes fuerzas marcistas. El General Flores llega de Quito a la Hacienda Elvira, con altos jefes, los que presentan otra sangrienta batalla. Se retira Elizalde a Guayaquil, con Gran cantidad de heridos y dejando en el campo muchos muertos. El coronel Illingworth reemplaza el General Elizalde.
El 18 tratado de Virginia, hacienda frente a Babahoyo. Después de una tregua, celebra un tratado por el cual deja el poder y se retira del país.
Sucres salió de Babahoyo en los últimos días de agosto, con 1200 hombres aproximadamente y ocupo Guaranda el 2 de septiembre. Había despachado, al mismo tiempo otras dos pequeñas expediciones, una mandada por el comandante Frías a Cuenca, otra a Latacunga por el camino de Zapotal que debía amenazar a Quito. Esta expedición marcho a las órdenes del coronel Illingworth que había tomado servicio en Colombia, después de haber perdido la corbeta Rosa de la marina chilena, por consecuencia del combate que sostuvo con la fragata española prueba de mas doble fuerza, y en el cual salió gravemente herido.
En 1825, el 12 de enero, se erigió el Hospital de Marina bajo el suspicio del Comandante General de la escuela unida don Juan Illingworth.
Coronel 1821
Nació en Stockport 10 de marzo de 1786
Agente diplomático de Colombia en Guayaquil 1821
Jefe Civil y Militar de Guayaquil 1823
General de Brigada 1826
Intendente General de Policía de Guayaquil 1822-1829
Comandante General del Distrito del Guayas 1845
Diputado por Guayaquil 1846-1852
Falleció 4 de agosto de 1853

Comandante General de la escuadra unida, quien en Enero 12 de 1825, el Hospital de Marina bajo los auspicio de él.
El 18 de octubre de los mismos, Bolívar ordena a Illingworth que encargue la mayor vigilancia en el puerto de Guayaquil, porque tiene noticias de que se hacen grandes contrabandos, defraudando, así, las rentas del gobierno.
El 19 de los mismos, Bolívar le dice, que apenas lleguen a Guayaquil el obispo de Quito y su familia sean embarcados para Panamá, dándoles solo el tiempo necesario para que arreglen el viaje.
El 4 de julio, por fin, se resolvió a Bombardear a Guayaquil. Situo el buque Chile al frente de la ciudad, a las 11 de la noche, como los piratas de los siglos pasados, y la cañoneo, sin considerar en las personas inofensivas e indefensas. Sus balas mataron al español Coronel reina, partidario de Flores, a dos mueres y a dos niños. Era el aniversario de la emancipación de los estados Unidos, y el Ministro de esta nación daba una fiesta: todo los concurrentes se alarmaron. Los Generales Urbina, Illingwort y Villamil, acudieron al fuerte llamado Saraguro, desde donde, con los artilleros y los batallones Restauradores, desplegados en guerrillas, resistieron y pusieron en derrota a la nave de Flores. De parte del Gobierno solo resultaron 4 heridos. No se supo cuantos murieron en el buque; pero si que él fue averiado. Retrocedió y desembarcaron 300 hombres en Machala; y en el estero de Camarones se tirotearon con una tropa menor de liberales. Pronto esta fue aumentada, y en Corrales volvieron a pelear, y los filibusteros quedaron derrotados.