<< Jarrín Leandro Indice J
 

 Jarrín Páez Luis Amable


Nació en Salcedo, cantón de la provincia del Cotopaxi, el año 1910, en el seno de un hogar bien cristiano, formado por el Sr. Dn. José María Jarrín Ruiz y por la Sra. Dña. Adelaida Páez Páez, y del cual han brotado como de un bello jardín vocacional, tres sacerdotes del clero secular, dos de ellos, nuestro biografiado y el P. Alfonso, pertenecientes a la Arquidiócesis de Guayaquil, y el tercero, el P. Daniel, a la Arquidiócesis de Quito.
Sus primeros estudios eclesiásticos curso en los dos Seminario de la Capital. Después de efectuar su formación teológica en Dax y en Paris (Francia) decidió servir de los padres Lazaristas, sus profesores.
Lo recibió en obispo diocesano, quien lo envió a Santiago de Chile a perfeccionar sus estudios de Teología previos a la Ordenación Sacerdotal, que la Catedral de Guayaquil, por manos del Excmo. Mons. José Félix Heredia S. J. con motivo del Sexagésimo aniversario de su natalicio, el mismo que lo admitió en la Diócesis de Guayaquil.
El 2 de septiembre de ese año fue destinado a las vicarias Foráneas de Daule y Baba, en donde se hizo querer hasta por los más atrevidos ladrones y salteadores que en ese entonces pululaban por la Hacienda “Guare”, de Baba.
El 8 de julio de 1944 vino a Guayaquil a fundar la Parroquia del Santísimo sacramento, situada en las calles Manabí y Guaranda, cuya capilla fue establecida por el benemérito P. Manuel Gómez S. J. español.
En esta Parroquia urbana sirvió fielmente hasta el día de su fenecimiento, ósea, el 15 de abril de 1956, año del III congreso Eucarístico nacional del Ecuador.
En vida se distinguió por su humildad y fervoroso amor al Santísimo Sacramento, como que el mismo se llamaba Luis Amable del Santísimo, y por la devoción a la Sta. Virgen de Fátima, que la propago en el ambiente del catolicismo porteño. Tenía mucha dedicación y paciencia para enseñar el catecismo a los párvulos. Fue excelente confesor.