<< Jijón León Miguel Indice J
 

Jijón Larrea Manuel


Don Manuel había nacido en Quito en 1860. A los veintinueve años de edad caso con Doña Dolores Caamaño y Almada. De este matrimonio nació don Jacinto Jijón y Caamaño el 11 de diciembre de 1890 Consagro una tarde a inspeccionar “La fabrica del caballero don Manuel Jijón Larrea de las Primeras familias del Ecuador, cuyo padre fue amigo den nuestro Presidente General Reyes. Sus maquinas fueron construidas por la Eagle Cotton- Gin Co., Bridewater, Mass y Lowel machine Shap Lowell Mass. La sola conducción de Babahoyo a chillo le costó sesenta mil sucres ($/. 30.000 oro) al valeroso empresario.
Las dos fabricas del señor Jijón (San Jacinto y San Francisco) estas dirigidos por un empleado americano casa una. Se emplean 282 obreros, entre ellos 45 mujeres, que ganan desde un real hasta cuatro de jornal, en ocho horas de trabajo. La fábrica de algodón vale $/. 150.000 oro y la de lana $/. 50.000.
La primera instalación eléctrica del Ecuador  fue la hecha por los Sres. Manuel Jijón Larrea y Julio Urrutia, en Quito en 1895, aprovechando para ellos las aguas del rio Machangara. Dicha instalación funciona actualmente con sesenta lámparas de arco voltaico, de 120 bujías cada una, 1.500 incandescentes de 16 bujías cada una y de corriente continúa.
Cuando se fundó el banco Pichincha en Quito fue el señor Manuel Jijón su Presidente. Se echa fácilmente de ver la popularidad ascendiente social de que gozaba el señor Jijón. El ejército ecuatoriano vestía con telas proveniente de sus fábricas: Quito se alumbra con luz Eléctrica gracias a la planta instalada por él: con su capital contribuyó al establecimiento de la institución bancaria que aun hoy subsiste con la gran confianza del público.
Para su residencia familiar construyo la mansión señorial llamada “La Circasiana”, con detalles de exquisito gusto en todo el menaje de la casa. Para decoración de los pasadizos interiores aprovecho de la maestría pictórica de Juan Manosalvas y Joaquín Pinto.  

Factor integrante de la personalidad del señor Jijón fue su catolismo práctico. En su hacienda de Chillo hizo construir una Capilla para tener Misa dos días festivos, a la que el asistía siempre, a la cabeza de su familia y numerosa servidumbre. Los dos últimos años de su vida ocupo la presidencia del Comité del Rosario, organizado en el convento de Santo Domingo. No obstante el cumulo de sus quehaceres, estuvo siempre en las sesiones y en el desfile procesional del Rosario o del Santísimo llevaba en sus manos el perdón, complacido de dar maestras de su catolicismo practico, en circunstancias en que el liberalismo ponía prueba las convicciones de los católicos.