<< Lara Celestino Indice L
 

Lara Darío

 


Entre otros párrafos de evidente interés, Carlos de la Torre Reyes describe de esta manera la personalidad y la trascendencia de Darío Lara: “Inquieto e incansable investigador, Dario Lara ha entregado en los últimos años significativos aportes a la cultura ecuatoriana y a su difusión en los medios intelectuales de Francia. Catedrático de Civilización y letras Hispanoamericanas en la Universidad Católica de Paris desde 1949, ha despertado en los estudiantes de este centro docente de sólido prestigio universal, el interés por conocer la tradición en que su nutre el presente promisorio del Nuevo Mundo, al que ha sometido a un profundo y apasionado análisis.
En los últimos años ha crecido en los núcleos universitarios europeos un hondo afán por el conocimiento de los países iberoamericanos las investigaciones y los estudios de un grupo de fervientes propulsores del método directo de aproximación espiritual entre Europa y América al que pertenece Darío Lara. Doctorado en la Sorbona de Paris en letras y en el King’s Collage de la Universidad de Londres en Civilización, letras y cultura Inglesas, Lara, a mas de desarrollar una profunda labor como publicista y catedrático, ha servido con fe y entusiasmo al Ecuador  a través del Servicio con fe y entusiasmo al Ecuador  a través del servicio Exterior como Secretario o Agregado Cultural de la Embajada en Francia o como delegado a las reuniones de la UNESCO realizadas en Paris. Como periodista ha informado sobre el desenvolvimiento del acontecer intelectual en Francia y Europa desde las columnas de “El Comercio” y “El Tiempo” de Quito.
Su obra capital, sin duda alguna, es “Viajeros franceses al Ecuador  en el siglo XIX”, en donde brinda aportes de significación al conocimiento de nuestra. Patria en edades pretéritas. Documentos de primera mano, desconocidos en su totalidad, que refieren la relación de franceses ilustre o meramente preocupados de aquellas épocas. Se conoce a nuestro país que es descrito de manera original, amena, objetiva. Tres volúmenes comprenden el plan que denota interés por estas narraciones, un raro sentimiento de nacionalidad, una preocupación incesante por rescatar del olvido múltiples aspectos que no pueden desaparecer. Publico también un estudio de Alain Fournier y el “Romancero de Quito Colonial”. 
Carlos de la Torre Reyes complementa sus datos con estos otros: “Quienes tenemos la suerte de conocer a Darío Lara desde hace mucho años comprendemos su autenticidad cultural y humana, su espíritu infatigable en la búsqueda de nuevos caminos aptos para el peregrinaje de su insaciable y curiosa vocación de investigador, su limpio corazón que late al conjuro de los más puros ideales, su culto a las esencias mas depuradas de la amistad, su entrega total al trabajo silencioso y esforzado, de espaldas a fáciles y vacuas condescendencias. Mientras el “arribismo” y la mediocridad medran al amparo de la condescendencia interesada de los gobiernos de turno, convirtiendo a la diplomacia en un reducto para pagar servicios prestados dentro de la politiquería de relumbrón o para cobrar bonos adquirirlos en las empresas electoreras, Darío Lara, recluido en su trabajo creador, injustamente preterido, ha encontrado en su vida interior y en el redescubrimiento de realidades idas la justificación plena de su incontaminada vocación”.
Lara Calderón Julián
El doctor Julián Lara Calderón, tío materno de Joaquín Gallegos Lara, nació en 1887 y fue el primer estudiante del colegio nacional “Vicente Rocafuerte” al que se concedió por primera vez el Gran Premio de Honor, 1900-1901, con derecho a ser inscrito posteriormente su nombre en una placa de bronce, por haber obtenido las más altas calificaciones en el periodo escolar ya citado. En 1912 obtuvo el título de Doctor en Medicina y Cirugía, y fue medico de la Cruz Roja Militar en la campaña revolucionaria liberal en la época del coronel Carlos Concha Torres, en la provincia de Esmeraldas y Manabí.