<< Larrea Chiriboga Alberto Indice L
 

Larrea Dávalos Fernando de Jesús

 


Larrea, hizo la fundación oficial del Convento de San Joaquín en Cali en 1757, en asocio del reverendo Padre Fray Joaquín Lucio, y de Fray José Losada, colmado de satisfacción al generoso donante caleño, Pbro. Dr. Nicolás de Hinestroza, por la realización de su empeño, y quien murió, consolado por las Ordenes Franciscanas y Agustina, en su ciudad natal el 1º. De junio de 1759; y sin pensar que a pesar de varias oposiciones a es deseos, a los dos siglos, el Convento de Cali viniera a convertirse en la Capital Franciscana de Colombia.
Larrea y Dávalos, hijo de Juan Dioniso Larrea Zurbano (de la orden de Calatrava), oidor que fue de Santa fe y Quito, y de Ma. Thomasa Dávalos Larraspuro.
De ilustre, nació en Quito (1699-1700), bachiller del colegio de San Fernando en 1718. Curso Teología en el Colegio de Santo Tomas de Aquino.
Doctorado como Sacerdote, y canonista, en 1723, principio su labor docente, entre las dificultades incomodas del transporte en la colonia, pues desde los 18 años de edad había hecho votos de pobreza.
De 1723 a 1725 regento las cátedras de filosofía y artes en el Convento de San Diego de Quito. En este año se doctoro en artes y teología.
En 1735 fue “Lector Jubilado”. Pero todos sus periodos vocacionales fueron empleados en afición predilecta: Las Santas Misiones, iniciando la primera en Riobamba, Ibarra, Otavalo.
En 1747 después del terremoto de Lima y Callao, fue electo Definidor, por el Capitulo Provincial, celebrado en el Colegio de misiones de Pomasqui, bajo la dirección del Comisario General, Reverendo Padre Ibáñez Cuevas, y luego fue electo Comisario de todas las Misiones de las Provincias del Virreinato del Perú.
En esta etapa se inicia el segundo Gran periodo de sus Misiones al virreinato de la Nueva Granada.
Desde Cali hizo una decena, sin contar cortas y frecuentes salidas; pues estuvo aquí en 1742, 1764, en que terminada la Iglesia con cinco altares, se paso el Convento, de Santa Rosa a donde hoy esta; 1766, en que misiono Choco; 1767, después de su 8ª Misión a Popayán.
En 1768, se radico en Cali definitivamente, en cuyo año fue elegido el Convento con 8 Frailes, en Colegio de Misones, por el Reverendo Padre Comisario General de Lima, peón y Valdez, Eligiéndose primer Guardián; Padre Larrea a el 27 de octubre (1768).
En 1769, sufrió grave accidente, que le fracturo dos costillas por la caída de un caballo, en hacienda vecina, que hubo de postrarlo hasta 1770, en que sin recuperarse totalmente, tomo a su vida misionera.
Ejerció la Guardianía hasta el 2 de mayo de 1772, año en que volvió a Popayán, como comisario de Misiones. Regreso a su sede de Cali, rodeado de gran cariño, después de haber ligado más de cien mil almas a la archicofradía del Cordón del Santo de Umbría.
Clavo su tienda en el Convento que fundara (1757 y sembró las ultimas, hasta que por consecuencia de sus lesiones y avanzada edad, murió en olor de santidad, arrullado por esta jardín de palmeras que tanto amo, el 3 de noviembre de 1773, a los 73 años de su fecunda existencia para la obra franciscana.