<< Lavalle Juan Indice L
 

Lavayen Francisco de P.

 


Guayaquileño, HIJO DE Don Pablo de Lavayen y Rodríguez Plaza y de Doña María Magdalena de Muguerza, ambos guayaquileños; hermano de Agustín y Manuel Lavayen.
El bautizo de sangre de Francisco de P. Lavayen ocurrió en febrero de 1816 cuando el Comodoro Guillermo Brown, armado en corso por la Junta de Gobierno independiente de Buenos Aires para que incursionara en aguas del Pacifico, llego a las riberas porteñas y fue tomado, por su apellido ingles y sus actitudes belicosas, como un pirata “compañía de voluntarios, fuerte de ciento y más plazas, organizada por la juventud de la ciudad”.
Después de haber asistida la última junta de conspiradores que tuvo lugar en casa de Villamil la tarde del domingo 8 de octubre, se reunió con el entonces Capitán Luis de Urdaneta, quien con 25 hombres del “Granaderos de Reserva”. Proporcionados por Escobedo y los 9 voluntarios guayaquileños a cuya cabeza estaba Lavayen, atacaron y tomaron el cuartel del escuadrón “Daule” de caballería, donde el Comandante Magallar y unos pocos soldados encontraron la muerte, al tratar de resistir. Tras este rápido combate. Urdaneta ordeno a Lavayen que al mando de los otros ocho voluntarios de medio escuadrón, fueran, a tomar la pequeña Batería de las Cruces, al sur de la ciudad.
Lavayen cumplió con su cometido rindiendo la pequeña guarnición de 8 hombres de Las Cruces.
  Se comisiono a Lavayen, ya ascendido a Capitán, para que partiera al norte, a participar a Bolívar de igual noticia.
Consta que cuando el traidor Corone. López de Aparicio, realista venezolano, a quien se había confiado en forma inconsulta, el mando de la primera división preparaba el golpe contra revolucionario que consuma en Babahoyo, el capitán Lavayen. Percatándose de lo que se preparaba. Tomo una pequeña canoa y, deslizándose aguas abajo, alcanzo a llegar a Samborondon donde Sucre tenía su cuartel General, a ponerle al tanto de la felonía que se preparaba.
Lavayen se encontró entre los triunfadores del combate de CONF librado “en la boca de las montañas” de Yaguachi, el 19 de agosto de 1821; y también entre los intrépidos derrotados del 2º Huachi, el 12 de septiembre de ese mismo año. Y luego de realizar toda la última campaña de 1822 al frente de las huestes guayaquileñas y a las ordenes de Sucre, se hallo también presente en la Batalla de Pichincha. Firmado el 18 de marzo de 1823 el tratado de auxilio y envió de tropas colombianas al Perú, el Capitán Lavayen fue enviado a Lima entre los oficiales que las comandaban. Fue así como tuvo oportunidad de tomar parte en esa nueva campaña libertadora que culmino con las gloriosas victorias de Bolívar en Junín y Sucre en Ayacucho. De regreso del Perú fue Administrador de Correos de Guayaquil (1825). Y producida la Guerra entre Perú y Colombia volvió a empuñar las armas, hallándose entre “los cuatro mil bravos colombianos” que obtuvieron la victoria en el Portete de Tarqui el 27 de febrero de 1827.
Ya en la era republicana, en 1823, suscitada la guerra civil, iniciada por Don Vicente Rocafuerte contra Flores, el Comandante Lavayen acompaño al ilustre tribuno guayaquileño en su campaña llamada de “los chihuahuas”. Y al ser apresado Rocafuerte en Puna, el 13 de junio de 1834, por el comandante Ponce, enviado de Flores, también Lavayen cayo, prisionero, trasladado con los demás a Guayaquil, encerrado en uno de los calabozos del cuartel de caballería y calzado con pesados grillos. Felizmente fue puesto en libertad al concertarse la paz entre Flores y Rocafuerte.  
Lavayen ostentaba las siguientes condecoraciones: Medalla del Libertador (1821), Vencedor de Cone (1822), Vencedor de cone (1821). Vencedor en Pichincha (1822) y la del Busto del Libertador conferida por el Congreso del Perú (1824). Su fallecimiento ocurrió en Quito, el 24 de mayo de 1858, a la edad de 67 años.
Su efigen consta en uno de los medallones del plinto de la columna, al lado sur, detrás del monumento a Febres Cordero y haciendo “pendant” al medallón de Urdaneta. Su nombre denomina también una calle. Y debe de ser recordado con veneración y gratitud.
Fue casado con Josefa de Lavayen y Puga y con Francisca de Gorrichategui y Bernal.