<< Lavayen y Muguerza Manuel Indice L
 

Lavayen y Muguerza Miguel

 


Dos compañías, granaderos y cazadores vinieron a la ciudad de Guayaquil a las órdenes del coronel Subero. El resto de la infantería en el Morro a las del coronel Oses. Los dos escuadrones de caballería que mandaban los dos Francos, Agustín y Guillermo se situaron en taura. Así separados como estaban inspiraban serios temores, por lo que trato el gobierno de tomar medidas para licenciarlos y dispensarlos. Subero en quien no se tenía confianza fue separado del mando; y en su lugar se nombro al Coronel Sandoval seducido por flores con la promesa que le hizo por escrito de que seria bien tratado y recibiría una recompensa en dinero. En seguida se hizo que Sandoval solicitase retirarse con su columna al Morrol. La columna se embarco pronto quedándose su jefe en Guayaquil para seguirla y alcanzarla en la siguiente marea. Los buques que conducían esas tropas anclaron frente a Sono mientras pasaba la creciente. En este intervalo llegaban de Puna a Sono el Coronel Francisco Valverde y las dirigieron a Taura a unirse a los escuadrones de caballería. Así sucedió que cuando Sandoval alego a Sono no encontró a sus soldados; y sabedor de la dirección que habían tomado se puso en marcha para hacerlas regresar. Llegado a Tura fue preso y condenado a muerte en un consejo improvisado por los coroneles Undea y Bodero, Guillermo Franco lo hizo ejecutar fuera del poblado. Sandoval murió con un valor extraordinario.