<< López Ernesto Indice L
 

López Felicísimo

 


La comisión Fiscal que, con el nombre de Consejo Supremo Provisional, debe emitir y negociar los Bonos, se compondrá del Encargo del Mando Supremo de la Republica y de los vocales señores Dr. Felicísimo López, Jacinto Nevares, Coronel Francisco Hipólito Moncayo; vocal y tesorero, Coronel Luis Vargas Torres, el 6 de marzo de 1886, Eloy Alfaro, después de permanecer más de un año en Centro América, desembarco en el Puerto del Callao, donde, a la sazón, lo esperaba un núcleo de patriotas: Lorenzo Rufo Peña, Cesar Borja, Vargas Torres, Felicísimo López, Martínez Aguirre, Francisco Hipólito Moncayo, Jacinto Nevares, Roberto Andrade, estaban allí, en primera línea.
 Si llega un cassus belli entre Colombia y Venezuela, el Ecuador  saldrá al baile; porque disque López (Felicísimo), en su viaje a Caracas, ha pactado con Castro, presidente de Venezuela, una alianza ofensiva y defensiva.
Felicísimo López cayó irremisiblemente, sin esperanzas de resurgir, y esconde en el extranjero el secreto de su miseria.
El propio Señor González Suarez dio algunos datos de a personalidad del doctor Felicísimo López. “Era un joven natural de la ciudad de Quito, médico de profesión y afiliado en el partido político radical de la Republica: era también escritor publica, periodista y además se le acusaba de que conocía las practicas del Espiritismo: estaba casado y gozaba de la fama de buen padre de familia había publicado algún escritos defendiendo doctrinas contrarias a la Iglesia Católica, a la cual llamaba Secta; pedía la ruptura del concordato entre la Santa Sede y la Republica Ecuatoriana; denominada funesto maridaje la armonía, entre las autoridades Eclesiásticas y civil y criticaba las enseñanzas de León XIII sobre la libertad de Imprenta. El Ilmo. José Ignacio Ordoñez había condenado el folleto Cartas al Pastor, previo informe suscrito el 22 de mayo de 1889, por los señores José Nieto, Federico González Suarez, Ramón Acevedo, quienes juzgaban que debía ser prohibido “por contener manifiestos errores contra la fe, torcidas interpretaciones de varios pasajes de la Santa Escritura y enseñanza perniciosas a la moral católica”.
El señor Schumacher, en un auto episcopal, del 11 de octubre de 1890 amenazaba con excomunión si no se retractaba de los errores consignados en sus escritos. Como respuesta el Doctor López prescindió de retractar sus errores y se concreto a argumentar con ejemplos del evangelio para probar que el pastor debía ser manso, paciente y tolerante. Terminado el plazo de ocho días que se e habían concedido, el Hmo, Schumacher pronuncio el 3 de noviembre de 1890 el auto de excomunión. Tal era la situación del doctor López cuando fue elegido senador por Esmeraldas y fue expulsado de la Cámara.
A fines del siglo pasado fueron motivo de practica terapéutico, el magnetismo el hipnotismo; en el año de 1884, un Dr. Raimundo Moreno daba clases de magnetismo y hasta púbico un folleto con reglas de adquirir el poder magnético y nos recuerda que entre los practicantes estaba el Dr. Felicísimo López (1847-1917) que por esta razón fue acusado de “espiritista”.
Presto sus buenos servicios profesionales en los sitios donde acampo la 2° división, de la cual era cirujano; al filántropo doctor Felicísimo López cirujano de la 3° división, le vi siempre consagrado a la mejor asistencia de los enfermos, especialmente e Sabanagrande. El muy patriota doctor Wilfredo Venegas ejercía el cargo de Cirujano Mayor y con entusiasmo cumplió con las obligaciones anexas a sus delicadas funciones.
Es de advertir que, al asumir el diario esa actitud, se separo de su redacción el Sr. Martínez Barreiro; y desde el 19 de marzo de 1891, asumió el Sr. Luis Felipe Carbo, las funciones de redactor en jefe. Más tarde, reemplazo, al Sr. Carbo, el Sr. Felicísimo López, quien había sido activo y constante colaborador del diario, desde su fundación.
Eran colaboradores activos de El tiempo, 1895 escritores bien acreditados, como el Dr. Felicísimo López.
 Diario de Avisos tuvo, desde su fundación, 1888 un gran núcleo de colaboradores, de lo mas distinguido entre los escritores liberales de todo el país, y literatos de otra escuela política, y entre ellos citar al Dr. Felicísimo López.
En 1895, hallamos, en el diario La Democracia, las firmas de Dr., Felicísimo López.