<< Luna Tobar Alberto Indice L
 

Luna Violeta

 


Sus principales entregas poéticas son “Poesía universitaria”, “El ventanal del agua” “Y con el sol me cubro” y “Posiblemente el aire”.
Nació en Guayaquil
Ha residido, la mayor parte de sus años, en la Provincia del Carchi; últimamente, en Quito, Licenciada en Literatura y castellano: Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad central. Ha ejercido el magisterio en varios colegios secundarios de Quito. Poeta y prosista cuyo nombre es fundamental al hablarse de la participación de la mujer en la superación de las letras nacionales. Estilo clarísimo, exactitud y belleza en la frase, emotividad por todos los poros de ss trabajos, altivez, dulzura siempre. La hallamos ascendiendo, en pleno periodo de creación incesante y básica.
Ganadora de estimables galardones literarios, acude presta y cumple el llamado de su predisposición anímica, eficientemente.
G.H. mata anota: “Así es la poesía de Violeta Luna: contrastes de pensamientos capitales, lumínica concesión, ardida sucintes de conceptuosos conceptos y encomiástica antífrasis, de manera pasmosamente inesperada, Si, la poesía de Violeta es un permanente  prodigio de revelaciones y de hallazgos eficazmente logrados; poesía viva, despojada de broza, corazón al aire.
Si es que mi voz tiene alguna resonancia  en nuestra Patria, quiero que se la oiga: Con Violeta Luna la poesía ecuatoriana puede ostentar, con orgullo, la mas luminosa personalidad y la mas gloriosa representación de la mujer en poesía”.
Por toda esta evidencia de la tierra se vuelve mi palabra un rio grande.
Hay parvas y pañuelos tricolores y al centro de los ojos laderas florecidas.
Mujer del surco negro, tu vida es una sopa hecha de ausencias y toda tu ternura se va como u granero inacabable.
(De “hacia el paramo”).
Sus obras: “Poesía Universitaria”, Editorial Universitaria, Quito; “el Ventanal del agua”, Editorial Universitaria, Quito; “ Y con el sol me cubro”, Casa de la cultura Ecuatoriana, 1967; “Los pasos amarillo”, C.C.E., 1970, es libro de cuentos que rubrica esta aseveración fundamentada: “Violeta Luna constituye en las actuales letras del Ecuador  uno de los valores mas jóvenes y positivos, que con mayor ahincó y persistencia se dedica a la interminable búsqueda de la verdad a través de la palabra escrita”.
Tiene aun bastante que cosechar en los surcos de su capacidad. No decaiga su decisión por la causa de la literatura, y siga como hasta ahora, incursionando ese mundo que parece reflejarse en sus ojos enigmáticos, amplios y atractivos.
Uno de sus últimos libros es “Posiblemente el Aire”, editado en los talleres de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Guayas, 1971; en donde encontramos a la poeta sensible a los requerimientos y urgencias de la época, con voz propia, buscando “el rio turbulento que se riega”.
También he editado: “Ayer me llame Primavera” (poemas premiadas), “La Lirica ecuatoriana Actual” (selección de siete poetas nacionales), “La sortija de la Lluvia” (poemas). Integro el jurado calificador del XIX concurso Nacional de Poesía “Ismael Pérez Pazmiño”, 1977. Actualmente ejerce la cátedra de Literatura en el Colegio Nacional “Quito”. Doctora en Ciencias de la Educación.
Nació en Guayaquil en 1943. Ha cultivado más la poesía que le relato. Obtuvo un premio en el Concurso nacional del cuento del diario “El comercio” de 1969.