<< Malo T. Eugenio Indice M
 

 

Malo Valdivieso Benigno


D. Gerónimo Carrión y D. Benigno Malo, el primero Lojano, Vicepresidente en el Gobierno de Robles y miembro del triunvirato subsiguiente, y el segundo, Cuencano, Ministro de Mérito en el Gobierno de Ascasubí, entonces Gobernador del Azuay, hombre de talento, pero no independiente.
Durante el III periodo floreano, se suscribe el primer tratado de esta naturaleza entre el Ecuador  y Francia, el 6 de junio de 1843, habiendo actuado por parte de nuestro país, en calidad de plenipotenciario Don Benigno Malo, quien; en ese entonces actuaba como Ministro Juez de la Corte Superior del Distrito Judicial del Azuay y Don Juan Bautista Washington de Mendeville, como plenipotenciario de Francia, y quien por otra parte, había venido actuando desde la época del Presidente Rocafuerte, en calidad de Cónsul General de Negocios de su majestad El Rey de los Franceses.  
En 1856 Benigno Malo y sus compañeros propugnan el federalismo.
La administración Ascasubí, señala la historia como dechado de buen gobierno y de extrema pulcritud en el manejo de los fondos públicos. Benigno Malo, que fue alma de ese Gobierno, es tratado en esa hoja de visionario; se la acusa de “estar contento” con su ministerio, por lo que guarda silencio ante las arbitrariedades del ejecutivo que, infringiendo la ley, ha mandado a exigir, anticipadamente, la Contribución de Indígenas. Se separaron Benigno Malo y Rafael Villagómez Borja, para crear La Prensa que, ocupándose de la defensa del gobierno, estableció con El Centinela encarnizada polémica.
Redactor del diario “La Prensa” Benigno Malo en 1864.
En víspera de morir. Benigno Malo, convocó a todos los que fueron y eran sus amigos y, despidiéndose de ellos, dijo:
Si algo tiene que perdonarme, no se detengan. Quisiera, en mi última hora, que el corazón de ustedes lata con la misma tranquilidad y ternura con que el mío les dice adiós para siempre. Coro de sollozos arrancó de los oyentes, las palabras del noble moribundo.   
 Colaboradores del diario “La Republica” (1ª. Época) Benigno Malo en 1856.
Colaborador del periódico “La República (2ª. Época) 1861
Colaborador del periódico “El Centinela” en 1862.
Colaborador del periódico “El Constitucional” 1868.
La Solemne Instalación de la Sociedad del Progreso en la Capital del Azuay, llevada a cabo el 2 de enero de 1869. Habla del modo y forma en que tuvo lugar esta solemne manifestación patriótica, presidida por Benigno Malo, Antonio Borrero y Luis Cordero que, en sendos y elocuentes repentismos, haciendo sonar  el nombre de Francisco Javier Aguirre, unido al de la patria, hicieron latir tumultuoso el corazón del auditorio. 

El Gobierno de Nueva Granada, con fecha 2 de Noviembre de 1858, y el de Chile, con la de 26 de enero de 1859, ofrecieron su mediación y buenos oficios a los del Ecuador  y el Perú, el Sr. R. Irarrazabal, Ministro Plenipotenciario de Chile en Lima, pidió al Ministro ecuatoriano enviara a dicha capital un Comisionado. Robles no vaciló en enviar uno, y este fue el Dr. Benigno Malo, quien partió de Guayaquil el 4 de marzo de 1859. Llego enfermo y se desmayo durante la entrevista que sostuvo con el Mariscal Castilla.
Obra del encendido amor patrio de Malo, constituyeron también la fundación de escuelas dominicales para el pueblo; la apertura de una escuela de obstetricia en la ciudad de Cuenca y el restablecimiento de la náutica en Guayaquil. Procuró también la introducción de importantes reformas en otros órdenes. Se empeño en la construcción de un dique de carena en nuestro principal, y de un puente sobre el río Jubones, que debía facilitar el comercio entre las provincias del Azuay, Loja y El Oro. Para fomentar el estudio de las artes, mediante el estímulo público, decretó la organización de exposiciones anuales de productos artísticos, agrícolas e industriales; encargó a Europa; modelos de obras maestras de escultura; decidió traer maestros para nuevas industrias, etc.
Al día siguiente produce el movimiento. Los Jefes depuestos encarcelan a las autoridades civiles y militares de Guayaquil. Urbina es nombrado por los rebeldes, Jefe del Distrito. Rápidamente establece la calma y enseguida nombra Gobernador a Don Miguel García Moreno, hermano de Gabriel. Pone en libertad a Barriga y a los que el nombrara. El dos de Marzo, una reunión popular presidida por el Gobernador, designa Jefe Supremo, designa Jefe Supremo al general Elizalde, que no acepta.
Recúrese entonces a Don Diego Noboa. Se le propone a Urbina nombrarle Jefe Supremo suplente, pero rehúsa. Dos días después llega a Quito una cara de Urbina: Pide, para hacer la paz, que se convoque a un Congreso constituyente. Ascábi se opone a que se dé al país una nueva constitución. Se le conceden facultades extraordinarias. Moviliza los ciudadanos hábiles, encuartela al ejercito y el trece envía tropas a Riobamba, que estarán bajo el mando de Ayarza.      
El movimiento se extiende por el litoral del Pacifico. El 6 de mayo conferencia representantes de los Gobiernos de Quito y Guayaquil. Quito ofrece el retiro del Gobernador del Guayas, Icaza, del mismo Ministro Malo y aun del propio presidente. Por su parte. Se rompen las negociaciones, y el 5 de junio Noboa, detrás del cual se oculta la eminencia gris de Urbina, dirige un ultimátum a Ascasubí. Pronunciamientos en Ambato, Latacunga y Quito, a mediados del mismo mes, en Guaranda, Ibarra, Cuenca y por fin en Loja. Ha triunfado la revolución. Ascasubí ha caído. El 10 de junio, Quito ha elegido un jefe civil militar. Hecho curioso: este jefe es el Ministro de Hacienda de Ascasubí, el Dr. José Javier Valdivieso. Sin duda se le ha nombrado son el solo fin de hacer la paz.      
Su primera entrada en la escena política lo hizo junto al Dr. José Félix Valdivieso cuando este se rebelo contra el Presidente Juan José Flores y se proclamó Jefe Supremo el 13 de julio de 1834. El triunfo de Flores en Miñarica obligó a Valdivieso y sus seguidores a refugiarse en Colombia. Benigno Malo permaneció cuatro años fuera del país. Pero en 1839 es llamado por el mismo General Flores, al iniciar se segundo periodo presidencial, para ocupar el cargo de Ministro Juez de la Corte Superior del Azuay.
En 1843 Benigno Malo se encuentra colaborando en el Ministerio de Gobierno y Relaciones Exteriores, hasta la revolución marcista de 1845. Luego lo vemos actuando como Senador de la Provincia del Azuay para el periodo 1848-1849. En este último año es nombrado Ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores por el Presidente don Manuel Ascasubí y Mathew. Durante el periodo urbinista se integra en las filas de la oposición. En 1859 recibe el cargo de subdirector de Estudios de su provincia. De 1863 a 1864 actúa como Gobernador del Azuay. Y en 1867 es elegido primer Rector de la Universidad de Cuenca.    
La actividad Parlamentaria y periodística del Dr. Malo nos ha dejado abundantes y variados escritos, parte de los cuales han sido recogidos y publicados por su nieto Alejandro Malo Torres, bajo el título de Escrito y Discursos. Como dijimos arriba, la presente obra recoge sus Estudios Económicos y Financieros. Se trata de artículos y discursos escritos por el Dr. Malo entre 1860 y 1870.   
Cuenca, que el 10 de marzo del referido año de 1804, fue bautizado por el Presbítero Javier Loyola, Cura de Chuquipata, José Benigno, hijo legitimo de don Miguel Malo y de Doña Teresa Valdivieso.
El período de Espinosa debía terminar en Agosto de 1869, pues era, como ya dijimos, continuación del de Carrión, y ya en toda la República se estaba tratando de elecciones. En Guayaquil había aparecido la candidatura de D. Pedro Carbo, y en Cuenca la de D. Benigno Malo, quien todavía era amigo de García Moreno.
Obra del encendido amor patrio de Malo, constituyeron: la fundación de escuelas dominicales para el pueblo; la apertura de una escuela de obstetricia en la ciudad de Cuenca y el restablecimiento de la náutica en Guayaquil. Procuro también la introducción de importantes reformas en otros órdenes. Se empeño en la construcción de un dique de carena en nuestro puerto principal, y de un puente sobre el río Jubones, que debía facilitar el comercio entre las provincias del Azuay, Loja y el Oro. Para fomentar el estudio de las artes, mediante el estimulo público, decreto la organización de exposiciones anuales de productos artísticos, agrícolas e industriales; encargó a Europa; modelos de las obras maestras de escultura; decidió traer maestros para nuevas industrias, etc. Al día siguiente produce el movimiento. Los jefes depuestos encarcelan a las autoridades civiles y militares de Guayaquil. Urbina es nombrado por los rebeldes, jefe del Distrito. Rápidamente establece la calma y enseguida nombra Gobernador a Don Miguel García Moreno, hermano de Gabriel. Pone en libertad a Barriga y a los que él nombrara.
El Dr. Benigno Malo Valdivieso nació en Cuenca, el año de 1807. Se graduó de abogado en la Academia de Derecho Político, Quito, 1829. La historia le reconoce como gran estadista y diplomático. Desde 1834 hasta 1870, año de su muerte, Benigno Malo participó activamente en la vida política del país.
El talento y la virtud se unen en este intelectual cuyo prestigio es abundante y sólidamente alcanzado.
Nacido en Cuenca, le encontramos como estadista, diplomático, periodista, Rector de la Universidad del Azuay.
Iniciado en el periodismo incursiono brillantemente en la Literatura, luego pasó a la política.
Escritor que llegó también a las regiones de la Historia; dio a publicidad dos semblanzas: la una sobre Flores, y la segunda, sobre Urbina.
Su estilo es de perfección marcada, escultural. Pondera las galas del idioma para sacar a luz el mensaje repleto de nobles pensamientos y de enseñanzas que llaman a seguir por los linderos de la moral, sobre todo, de la verdad y de la justicia, desde luego.
En el año 1940 se publico el I Tomo de “Escritos y Discursos”, donde sale a flote su pluma formado agradables párrafos y, asimismo, el recuerdo de su verticalidad en todas las acciones que le tocó realizar en las diferentes funciones que cumplió en forma magnífica.
   De él se cuenta que entusiasmaba al leer la Biblia, antes de ponerse a escribir; por eso su estilo, acaso, está enraizado directamente con la filosofía cristiana.
Fundador de “La República” y colaborador de “La Prensa” y “El Centinela”. Crespo Toral dice de él: “Pocos escritores hay de más relieve y de más brillante estilo, de saber tribunicio y singular cadencia en frase”.
Desempeño importantes cargos no sólo dentro del Ecuador  Sobresalió también como orador parlamentario.
En semejante estado de cosas, Urbina con su capacidad privilegiada pudo haber inaugurado la más bella administración que viera el Ecuador. Rocafuerte subió al poder bajo peores auspicios: humeaba aun la sangre de Miñarica; el partido floreano no le perdonaba la revolución, y los chiguaguas le consideraban como traidor. Llegó, pues, a la primera magistratura con el odio de todos los partidos; y, sin embargo, cuatro años después, descendió aplaudido, celebrado, vitoreado por esos mismos partidos, convertidos de enemigos encarnizados, en admiradores entusiastas.  
Esto proviene de que Urbina sólo tiene talento para comprender los medios, lo resortes del gobierno, y Rocafuerte entendía como nadie los fines y el objeto de la institución gubernativa. Urbina creía que sostenerse era gobernar; para Rocafuerte, gobernar, era civilizar la nación. De ahí que la inconsecuencia, la arbitrariedad, la violencia se mostraban en el uno con las horridas formas de la Medusa del despotismo, y se ostentaban en el otro bajo el simpático manto del patriotismo” (De “Escritos y Discursos”).
Nació en Cuenca en 1807 y falleció allí mismo el 2 de abril de 1870. Estadista, diplomático, periodista, rector de la Universidad del Azuay. Sus publicaciones dispersas han sido recogidas en un volumen valioso, que se titula “Escritos y Discursos”, Quito 1940.
Recordamos que el año de 1849 el Dr. Benigno Malo dispuso, por vez primera, que los estudiantes de Medicina concurriesen  a los hospitales, disposición que se cumplía muy imperfectamente.
Buscando medios de triunfar de la revolución resolvió el Gobierno enviar al Dr. Benigno Malo con el carácter de Ministro Plenipotenciario del Ecuador  cerca del Gobierno del Perú, con el preciso objeto de hacerse de recursos para armar algunos buques con que hostilizar por mar a los revolucionarios. El Dr. Malo llevaba, para llenar este objeto, toda la mala moneda que se había recogido en el General Leonardo Stagg, quien debía hacerse cargo de los buques que se arma en el Perú. La víspera del día en que Malo y su compañero debían pasar la frontera, fueron sorprendidos por el Coronel Francisco Eugenio Tamariz, quien celebró un tratado insignificante con el General Stagg , continuando Malo su marcha a Lima. El Dr. Benigno Malo cuando supo en Lima la caída del Gobierno a quien servía, con el carácter de Ministro Plenipotenciario, regreso al Ecuador  por Guayaquil para dar cuenta al gobierno provisorio de los caudales que según se ha dicho, llevó en su legación, y que puso a disposición de ese Gobierno, deduciendo únicamente los sueldos que había devengado y los cortos socorros dados volver esos sueldos. Antes de cerrase las sesiones del Congreso, el Vice- Presidente nombro de Ministro del interior y Relaciones Exteriores al Dr. Pablo Merino, al Dr. Francisco X. Aguirre de Hacienda y al de Guerra y Marina. Los dos primeros se excusaron por motivos puramente privados, pues ambos estaban satisfechos con el Gobierno del Vicepresidente, quien nombro enseguida en lugar de ellos al Dr. Benigno Malo y al Sr. José J. Valdivieso.

Ministro de Estado en 1849 que Concitó sobre si los tiros de la oposición. Rector de la Universidad de Cuenca.
Presidente de la Corte Superior del Azuay
Gobernador del Azuay
N. en 1807, murió el 2 de abril de 1870
Redacto en 1861 “La Republica”, ultimo periódico de Cuenca en que colaboró Fray Vicente Solano. En 1864 fundó “La Prensa”, muy bien acogido en todo el país, que mereció felicitaciones y encomio a su redactor García Moreno hizo cesar dicha publicación en 1865.
El 67 volvió a la palestra en el Gobierno de Javier Espinoza.