<< Martínez Serrano Miguel Indice M
 

 

Martínez de Tinajero Blanca


Poco después de que Martínez publico Luz en la noche, varias mujeres comenzaron a emplear paulatinamente la novela como víctimas de una sociedad machista. En 1953, Mireya de Bravomalo escribió La pena fuimos nosotros, una obra que ataca repetidas veces la explotación sexual que las mujeres tradicionalmente han sufrido en el Ecuador.
Iniciación (Ambato, 1934-1935).
Otra revista feminista del periodo fue Iniciación, publicada en Ambato y Subtitulada “Revista femenil de cultura. Blanca Martínez de Tinajero, una novelista que se estudiara en otro capítulo, y Abigail Naranjo Fernández dirigieron esta revista que, aunque le faltaba la visión panamericanista de Nuevos Horizontes, compartía en muchos los objetivos y las preocupaciones de esta.   
Nació en San José de Atocha, Provincia de Tungurahua, en la casa solariega de sus abuelos maternos: Don Juan León Mera y Doña Rosario Iturralde. Anda de Mera.
Ha desempeñado importantes cargos dentro de instituciones beneméritas como dentro del ramo de la educación a la que ha consagrado sus mejores años. Fue nombrada Vicecónsul del Ecuador  en Boston, Massachusetts, Estados Unidos. Tomó parte en las actividades de la Sociedad Pan American de Mujeres; dicto conferencias sobre el Ecuador  y su cultura. Directora de la Casa de Montalvo. Adjunta Cultural de la Embajada del Ecuador  en Madrid…viajo por Alemania, Austria, España, Francia, Italia y Suiza.
Don Gonzalo Zaldumbide, en artículo a manera de prologo a la obra “en la paz del campo”, en una parte manifiesta: “Esperemos el éxito de este trozo de nuestra vida y costumbres para añadir un nombre de ecuatoriana a la falange de escritoras del Continente. No tendrá quizá su novela la densidad de poesía humana, la ironía superior, la lucidez infalible, la suprema congénita distinción, el contenido dolor de Ifigenia. Es un breve fresco a grandes toques de inimitable. Pero será entre nosotros lo que con mayor abundancia de alma, con mas ingenua espontaneidad, retrate nuestros campos y nuestros usos”.
Entre sus obras publicadas: “Deberes y Derechos”, 1937, en el Salón del Club Femenino de Cultura de Quito, leyó una importante conferencia sobre Luis A. Martínez, su padre.
Esta escritora tiene en su sangre, desde lejano antaño, la pasión de la cultura. Ha seguido la misma línea de sus mayores sin defraudarles, actualizando esa obra y brindado la propia. Su nombre representa importante contribución a las letras por parte de la mujer ecuatoriana.
Como homenaje póstumo a su memoria la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo de Tungurahua reeditó su novela “Luz en la noche”, el 5 de septiembre de 1976.