<< Melo Diego Indice M
 

 

Melo Juan


En el año de 1808, después de partir Sánchez Rangel, los indios de Puerto Napo se sublevan contra Gobernador y lo expulsan. Este, Juan Melo, no es el verdadero gobernador sino que reemplaza  a su padre quien vive en Quito y deja a su hijo toda libertad de actuar. Los indios se quejan especialmente de que no deja tranquilas a las mujeres e hijas y que impone fuertes sanciones en caso de encontrar la menor resistencia. Un día se agota su paciencia, y es cuando Melo ordena que le den palizas a un indio y se le encierre por haber acompañado a un cura durante sus viajes, probablemente sin su autorización. Los parientes del infortunado y con ellos todos los habitantes del pueblo le piden perdón a Melo. Pero este no se ablanda, más bien empieza a atacar a los indios con su espada; estos, a su vez, le atacan con lanzas palos y cuchillos. El Gobernador tiene que retirarse a la iglesia, donde intenta esconderse tras una imagen de la Virgen María. Pero en presencia del Vicario de Santa Rosa, Joaquín Ignacio Hidalne que huir a Quito y en 1809 el Presidente de la Audiencia se ve forzado a enviar a Marino Basantes a que vaya de “Teniente Gobernador” a la región de los Quijos.