<< Mideros Luis Indice M
 

 

Mideros Miño Fray Tomás


En 1830 aproximadamente
El P. Mideros fue discípulo del agustino Italiano Fray Mariano de la Cruz; trasladado a Cuenca el P. Mideros. Cuadro años permaneció en Cuenca el P. Mideros: lo aprovecho para “perfeccionar sus conocimientos musicales bajo la dirección de un jesuita español cuyo nombre, por desgracia, no se ha conseguido Mideros fundó en Quito una aula Musical, en cuyo local, lujosísimo, encima de cuya puerta brillaba un letrero de oro de fondo azul y hasta en verso: “Música encantadora, don del cielo/ recreo de la humana fantasía/ y de los males consuelo”. Fray Tomás Mideros y Miño agasajaba a sus discípulos en el propio refectorio del convento, y sus convites debieron ser tan suculentos que muchos ociosos pretendieron aprender música para regalarse con las golosinas del melómano fraile que, para suprimir abusos, insistió en que sus educandos tomase hábito si realmente querían ser músicos y no come-dulces y sobre-vinos.
Veintisiete se trocaron en “hermanos”, formando un coro edificante bajo la dirección del artísticamente astuto sacerdote. Con este mismo personal, Mideros y Miños fundó la primera Orquesta de Quito en la que descollaron el violinista Juan Bastidas, Ignacio Miño aficionado también el violín a más del organista y Juan Manuel Checa, arpista.