<< Modaya Manuel Indice M
 

 

Mogollón Néstor


(1900-1952)
En el prólogo al libro “Páginas” de Leonardo Barriga López, Atanasio Viteri anota lo siguiente: “Conocí en Quito al latacungueño Néstor Mogollón, cuyo nombre no tiene ninguna sonoridad nativa. Las potentes inteligencias quiteñas o venidas a Quito le buscaban con rendida admiración, lindante con el respeto casi sagrado. Mogollón fue filósofo, sociólogo, economista, mentalidad que enfrentaba al siglo XX, poseía un estilo de escritor correctísimo. Pero su actitud de solitario, de refractario aparente, le venía de un desprendimiento incompatible con las irrefrenables ambiciones de hoy. Se le propuso el Ministerio de Economía por dos ocasiones y rechazó la jefatura de Estado que se le proponía para un gobierno arbitrario, de facto. No pasó de ser un catedrático universitario. Alternaba con pocos amigos Miguel Ángel Zambrano, Jaime Chávez y Atanasio Viteri. Cual un filósofo griego fue un humilde orgulloso. Sin embargo de este recogimiento, la juventud miraba en el al paradigma de la dignidad humana y al representante más completo de la inteligencia que la ostenta con altivez”.  
El Partido Socialista Ecuatoriano lo tuvo como uno de sus fundadores. Propulsor del desarrollo económico del país y coautor de leyes de profundo contenido social, como la Ley de Cooperativas, el Estatuto Jurídico de las Comunidades campesinas y otras. Profesor universitario que supo hacer verdadera cátedra de enseñanza y de civismo; escribió y colaboro en revistas y periódicos, con serios artículos e importantes ensayos. Su obra no fue ni ha sido recogida para un mejor conocimiento de su figura.
Miguel ángel Zambrano al referirse al libro nombrado, entre otras cosas, manifiesta: “Néstor fue un entrañable amigo mío; yo lo lleve como colaborador al Ministerio de Previsión social en el Año de 1937 y juntos hicimos la ley de cooperativas, el Estatuto Jurídico de las Comunidades Campesinas y alguna otra ley mas. Desgraciadamente se separo muy pronto y no pude contar con su intervención para el Código del trabajo. Después juntos fundamos la primera “Tierra” y siempre estuvimos de acuerdo en aventuras políticas e intelectuales. Fuimos compañeros de cátedra por muchos años en la Universidad Central. Por todo esto me consta que Néstor tenía escritos algunos capítulos de un Geografía Económica del Ecuador (Tal vez el título no sea exacto). Y lo afirmo porque me leyó varias partes, que desde luego, me parecieron muy interesantes. Por desgracia su muerte prematura y totalmente inesperada, parece que trajo por consecuencia que se pierdan esos originales y otros más a mala hora que tenía bastante revueltos. Pero en cambio publico muchos artículos sobre economía en “El Comercio”, artículos que merecieron elogiosos comentarios de Víctor Emilio Estrada, tan parco en esta clase de manifestaciones. Por otra parte yo le he oído vaticinar o predecir hace 25 o 30 años cosas que han sucedido o están sucediendo en el Ecuador. Me considero en deuda con su memoria”.