<< Moncayo J. G. Indice M
 

 

Moncayo Jijon Abelardo

 


El 10 de agosto. Quito Tipografia de la Escuela de Aries y Oficios Advertencia 17 paginas 12.3 x 7.7 194 paginas.
Drama histórico en cinco actos.
Encargado de la Presidencia 1908. Agosto 23 septiembre. Señor don Abelardo Moncayo, Presidente de la Camara del Senado.
Fue bautizado en Pasto el 6 de junio de 1847, y falleció en Otavalo el 29 de junio de 1917. Escritor, poeta, educador, político,. Escribio el drama: “El diez de agosto, 1897, y se recogieron varios de sus escritos en el libro “Añoranzas”, 1923.
Que el año 1871 habia botado la sotana de novicio jesuita inconforme porque se le habia negado libertad de estudios, y a la sazón ejercía el profesorado en 1875.
Abelardo Moncayo poeta. Es un joven lleno de virtudes públicas y privadas. Como institutor de niñas en un establecimiento muy acreditado, sus buenas costumbres tenían que ser notarias, y lo eran: estudioso hasta el insomnio y la pérdida de la salud; de moral rigida, de carácter firme y leal.
Moncayo habia ingresado de buena fe en la Compañía de Jesus. En ella fue compañero de Federico Gonzalez Suarez “Almas gemelas” -dice Wilfrido Loor- por el amor al estudio, el indiscutible talento y cierta rebeldía e independencia de criterio… “Enviado a Cuenca, lee a los filosofos Racionalistas y, en 1871, se resuelve a botar la sotana jesuítica.” Dispense que le diga –escribe al provincial de la secta-, que es diferente nuestro modo de pensar, ni los superiores jesuitas hallan solidez en mis razones, ni yo en la de ellos, y ellos y yo lamentamos nuestra mutua ceguedad. Dire mejor: admiro a la providencia divina en la repartición de sus dones, porque si todos pensaran como yo, no habría jesuitas, ni habrían frailes en el mundo”… “Yo no debo- decía a los jesuitas, lección ni profesor alguno, fuera de una cuantas clases de física que nos dio un padre Borda a los que, de extremos, cursábamos el ultimo año de bachillerato… Mis estudios fueron aparte, expontaneos, sin sujetarme a sus textos, sin deberles siquiera una indicación”.
A raíz la muerte de García Moreno, permaneció oculto en las breñas del Pichincha y luego se refugio en hacienda de los Andrade en la provincia de Imbabura. “Ni al mas empecinado de mis enemigos –escribe después- le deseo jamás noches y días como los devoradores por mi durante esa eternidad, transcurrida precisamente en la época mas hermosa de la vida, la que nunca vuelve.
Con el triunfo de Alfaro. Moncayo fue elegido Diputado por la provincia del Carchi, luego Presidente de la Asamblea Constituyente de 1896. Acompaño a Don Eloy en su primera administración como Ministro de Gobierno. En ese cargo, y como Rector del Colegio Mejia  a partir de 1903, fue un adelantado de los principios liberales y del Laicismo, Filósofo, poeta, escritor, el Ecuador  le debe mucho por el desarrollo espiritual que, gracias a la liberación de las conciencias, renovo el ambiente nacional.
Cayó en desgracia de la facción liberal que sucedió a Don Eloy en el poder; y sufrió el destierro desde 1912 hasta 1915, año en que volvió a su refugio en Quinta de Otavalo.
Murio con toda la entereza de su fe en Dios, desligada de todo perjuicio fanatico, el 29 de junio de 1917.
Eran colaboradores activos de El Tiempo, escritores bien acreditados, como Dn. Abelardo Moncayo.
Diario de Avisos tuvo, desde su fundación, 1888, un gran nucleo de colaboradores, de lo más distinguido entre los escritorios liberales de todo el país, y literatos de otra escuela política, y entre ellos podemos citar a Dn. Abelardo Moncayo.
El 3 de octubre de 1891, apareció el primer número de la voz de Guayaquil, teniendo como colaborador al señor Dn. Abelardo Moncayo.
(1847-1917)
Nació en Quito, Escritor y poeta, educador y político critico literario. Mas prosista que poeta, anduvo poco feliz en aquello de llenar cuartillas escribiendo versos. Escribio el drama “El 10 de agosto”, habiéndose recogido posteriormente varios de sus escritorios en el libro “Añoranzas”. Admirador de Juan Monstalvo, escribe e imita al “Cosmopolita”, “sus versos pueden fácilmente convertirse en buena prosa, con lo que ganaría en soltura, elegancia y na turalidad” dice José Ignaio Burbano en “Poetas Romanticos y Neoclasicos” de la Biblioteca Ecuatoriana Minima. Murio en Otavalo el 29 de junio de 1917.
Compuso “Añoranzas” que contiene apreciaciones sobre Marieta de Veintemilla, Pedro, el General Lamar y otros “Problemas del Oriente Ecuatoriano” una biografia sobre Mariano Acosta, canónigo de Ibarra.
Moncayo fue de los principales compactados en el frustrado asesinato al dictador Gabriel García Moreno; en esos precisos instantes el mandatario no murió en manos de aquellos jóvenes revolucionarios, sino de Faustino Rayo.
Profesor de varios colegios regentados por jesuitas; atraído por Montalvo a los ideales libertarios. Indica Isaac J. Barrera en su “Historia de la Literatura Ecuatoriana”; “Moncayo era un revolucionario en ideas; manejaba la prosa con la desenvoltura de quien ha conquistado la libertad; pero en el verso era clásico: no en vano habia pasado dos años de estudio, encariñado con los poetas latinos o con los clásicos castellanos. Y asi explica como sus producciones participaron de esta doble calidad que no demostraba sino la ubumdacia de la savía que almentaba su intelecto.
Gran prosista, periodista combativo. Polemista. Al triunfar el partido liberal desempeño Moncayo varios Ministerios, habiendo sufrido también el destierro.