<< Monge Navarrete Celiano Indice M
 

 

Monnter Marcel


Realizada su expedición en 1886-87, en la época del Progresimo, expresamente en el periodo de Placido Caamaño, no por auspicio de este desde luego, porque Monnier era un investigador francés que por propia iniciativa quiso seguir los pasos de La Condamine y mas exploradores que avanzaron al Oriente, para seguir hasta el Amazonas; tanto que su expedición se llama “De los Andres al Para” y el nombre de su trabajo de investigación se llama asi: “Des Andes au Para; - Equateur-Perour_Amazone”. Debe ser este libro una joya literaria en su idioma, por la manera como cuenta de sus andanzas por la selva, y los recuerdos que trae de la exploración de la región de Canelos por el sabio suizo Juan Jacobo Tschudi en 1874; y sobre todo, de la de Gonzalo Pizarro realizada tres siglos antes. Decimos esto, por una cortísima transcripción que traducida, hemos leído de la obra citada de este investigador.
Se intereso por varios aspectos médicos, científicos y de distinta índole. De Guayaquil, al hablar del mal clima y de los factores de insalubridad de la región; mosquitos y humedad, nos echa también un puntazo sobre nuestro tropicalismo político, pues dice que si se le pidiera definir a Guayaquil, diría: “Guayaquil, ciudad y puerto del Ecuador” (siguen datos geográficos) y termina: Produccion: cacao, fiebre amarilla y revoluciones”. Recordamos que recién, tres años antes, habíamos salido de la famosa “Restauracion”, con la que pudimos liberarnos de Veintimilla.
En su viaje por los Andes ecuatorianos sufrió grandes penalidades por los aguaceros diluviales que presencio, amen de las descargas eléctricas y del mal de “Soroche” que el mismo padeció y que pdo por tanto describirlo con conocimiento de causa.
Es uno de los primeros que relata sobre las pirañas que encuentra en los ríos orientales; asi como la acción de las epidemias, cuando llegan a atacar organismos vírgenes como resultan ser, para las enfermedades foráneas, los de los habitantes de los bosques del Oriente; allí tuvo también oportunidad de conocer las practicas de la medicina primitiva, no contaminada aun con las de la civilización occidental.