<< Morales Juan Francisco Indice M
 

 

Morales Leonin de Estrada Juan de Dios


Le fue encomendado formar el plan de estudios de Derecho, en el colegio de San Fernando en Quito, en 1802. Murió el 2 de agosto de 1809 en el cuartel del Real de Lima, durante los disturbios que las tropas cometían en la ciudad de Quito.
Prócer.- preso en el cuartel Real de Lima, en Quito, falleció asesinado el 2 de agosto de 1810, con varias heridas en la cabeza causada de bala y una en el pecho con arma blanca.
Estas ideas de Espejo eran seguidas por los demás próceres con los que estaba ligado por todas clases de nexos. Señalamos a título de ejemplo, las vinculaciones con el Dr. Juan de Dios Morales Leonin (1767-1810),  Ministro Secretario de estado para Negocios Extranjeros y Guerra de la Junta Suprema Gubernativa de Quito el 10 de Agosto de 1809. Este como abogado, fue el defensor del Prócer Juan Pablo, hermano de Espejo; padrino de bodas de José Mejía y Manuela Espejo, hermana de Espejo, conjuntamente con Mariana Oláis, esposa del prócer Dr. Antonio Ante; aquel fue protegido de Vicente Rocafuerte y Jacinto Bejarano que lo refugiaron en su hacienda de Naranjito; Rocafuerte era a su vez, sobrino del prócer Juan Pablo Arenas, y cuñado de Abdón Calderón y José Lamar. Cosa parecida podemos decir de todos y cada uno de los próceres discípulos de Espejo.
En el Asiento de San Vicente Mártir el Dr. Morales dejo recuerdos gratos, ejerciendo un profesorado patriótico y valioso. “Hombre sagas y maestro laborioso, despertó entre nosotros el amor a la libertad, instruyéndonos en los derechos de los colonos; y demostrándonos la necesidad de que nuestro mundo americano se constituya en un concierto de naciones independientes de España, nos daba sabias lecciones de Gobierno. Nosotros hemos sido adoctrinados y estimulados con los entusiasmos de escogida gente. Pues, obra es del doctor Morales el albor de esa dulce esperanza, de tener patria libre y propia, él fue el amigo de nuestra sociedad, el fomentador de las tertulias obsequiadas por las matronas del lugar, que han llegado a ser hoy centros de unión, alimentadores de las ideas de libertad; y todo bendecido por nuestro Padre Guardian de San Francisco, Fray Mariano Aguilera, que con su consejo y unión nos persuade aun mas todavía”. Por todo esto, después del 2 de Agosto de 1810, “el doctor Morales habia sido llorado en Latacunga…, pues fue amado y respetado.”.