<< Moreno Mariano Indice M
 

 

Moreno Miguel


La universidad del Azuay se separa en 1892 del edificio que tenía en el Colegio nacional de Cuenca; se crean las Facultades de Ciencias y Farmacia, todo en tiempo del Doctor Luis Cordero en 1893. La Facultad de Medicina tuvo el siguiente profesorado: decano doctor Miguel Moreno; Profesores doctores Nicolás Sojos; José Alvear; Luis A. Loyola; Tomas Abad y Eugenio Malo T.

Cuenca Colaborador del periódico “El Correo del Azuay” en 1881.
Lo que tuvo que decir de sencillo lo dijo en Sábados de Mayo; lo que tuvo que decir de doliente, lo dijo en Libro del Corazón:.
En 1896 se establece la “Junta Patriótica del Azuay”, bajo la Presidencia de Miguel Moreno; dase cuenta de las adhesiones a la restauración
Colaborador del periódico “El Crepúsculo” 1884, Cuenca.
Colaborador del periódico “El Progreso” 1884, Cuenca.
Colaborador del periódico “La Estrella del Azuay” 1890, Cuenca.
Nació en la hacienda Tutupali (Baños de Cuenca) el 3 de mayo de 1851 y murió en Cuenca el 20 de agosto de 1910. Medico, poeta. Escribió: Los sábados de mayo”, Cuenca 1877 en colaboración de Honorato Vázquez y “El libro de El Corazón”, Cuenca 1907. Ha quedado inédita la colección intitulada “Sonrisas y suspiros”.- Murió trágicamente cayéndose de cabeza en un pozo.- ¿Suicidio o Borrachera?.
Campea en sus versos, el alarido de su martirizante vida interior en medio de su destino trágico de hogar: una amada y bella esposa prematuramente fallecida, y varios hijos, agostados en la primavera de la vida: el Libro del Corazón, es un grito, un sollozo cuajado de lagrimas quemadas, que sin embargo no consuelan. Miguel Moreno nació en una heredad de Tutupali, aledaña a la ciudad, en Marzo de 1851. Hizo sus estudios secundarios, en el único Colegio San Luis de ese entonces; e ingresa a la Universidad de 1868, graduándose en 1877. En unión de Honorato Vázquez, publico en 1877, una edición de escasos ejemplares de sábados de mayo, que después fue reeditada, en una segunda edición lujosa y atractiva en 1916. Dos años después de su graduación, sale desterrado al Perú, en 1879, en donde ejerció con ventaja la profesión. A su regreso, fue profesor Universitario, en 1885 y Decano de la Facultad de Medicina le rindió un Homenaje; al pie de su tumba, junto a sus huesos que reposan reivindicados, a la vera del Cenáculo, que él contribuyo, soberano señor de las cosas del espíritu, que contrasta con la del médico moderno, preocupado más en “ganar el pan material de cada día”. Para Miguel Moreno, ese pan fue siempre amargo y poco ambicionado; porque la vida le deparo muchas torturas, y por eso una mañana del 10 de agosto de 1910, se hundió para siempre, un tanto fuera de si mismo, en las obscuras aguas de una fosa de su propio hogar.
1891-1897 Doctor Miguel Moreno. Nacido en 1851, es uno de los primeros alumnos con que cuenta la naciente Facultad de Medicina. Se graduó en 1877.

Cuenca, la Atenas del Ecuador, erigió en 1936 un hermoso monumento a este gran valor de la literatura, nacido el 3 de mayo de 1851 en la hacienda Tutupali, al sur de la urbe azuaya.
Miguel Moreno realizo estudios en el Seminario y paso luego a la Universidad del Azuay, donde se graduó de medico en 1877, año en el que también apareció el libro Sábados de Mayo, editado en colaboración con el Dr. Honorato Vásquez Ochoa.
Una serie de problemas determinaron que abandone su querida Cuenca y se radique en Perú. Allá, en el poblado de Pátapo, ejerció su profesión hasta cuando regresó al país.
Radicado en su tierra nativa contrajo matrimonio con Mercedes Serrano Arévalo, junto a quien formo una respetable familia de artistas y escritores.
De igual manera prosiguió su actividad pública y literaria, pues perteneció a entidades culturales y concurrió como diputado del Azuay al congreso Nacional de 1892. Se lo nombro decano de la facultad de Medicina de la Universidad de Cuenca.
Miguel Moreno escribió prosa y verso; fundo en compañía de Honorato Vázquez y Remigio Crespo Toral la prestigiosa revista La Unión Literaria, destacando además en el medio morlaco por sus gestos de caridad y obras de filantropía.
Pese a sus cualidades de poeta católico y muy creyente, se dejo agobiar por situaciones físicas y morales. Murió de manera trágica al caer al fondo de un pozo, el 30 de agosto de 1910.
Otros títulos de brillantes obras que le pertenecen son Los episodios de la Independencia, El Libro del Corazón y Antología Poética.