<< Páez Pedro Indice P
 

 

Páez Ulpiano


Que estaban lejos del país como el Gral. Páez, o desterrados como Luciano Coral, entraron en la refriega de 1910.
En marzo de 1895, este caballero era instructor militar del cuerpo de policía quiteña, con el modesto grado de Sargento Mayor, y en calidad de tal Sargento, fue enviado a principios de Abril, en persecución de la mozallada que andaba entre Machachi y Latacunga merodeando revolucionariamente. Parece que ya estaba en tratos con don Miguel Valverde, alma de todas esas intrigas, con Peñaherrera y con Terán y Andrade, porque, como les sorprendiera a los jóvenes en San Miguelito, en vez de destrozarles, según estaba en su poder, se contento con cambiar unos cuantos tiros, derrotarles lindamente y ahuyentarles camino del Sur. Es posible que hubiesen mediado dineros y promesas: el hecho es que se creía haber efectuado una grande adquisición con su conquista: en un mes era ya coronel; y también coronel, el mayor Fiallo. Más prácticos Andrade y Terán, se contentaron con el mando efectivo de la expedición, libres de responsabilidades, todos saben que esos hombres llegaron, luego, a Generales de la Republica, algunos, sin la mejor hoja de servicios, y que mangonearon de firme en las administraciones liberales. El citado Páez, por ejemplo, hizo desde allí una bonita carrera, jefe de un batallón, salió a combatir la revuelta alfarista de 1906, y repitió la operación de diez años atrás; a los pocos meses era un prosélito de Alfaro y batía en Ayancay la montonera del malogrado coronel Vega.