<< Pérez Torres Pedro Pablo Indice P
 

 

Pérez Torres Raúl


Abro “Un saco de Alacranes” y no me espanto y encuentro en la pagina 25 un hombre que despierta un ojo y se filtra con esa libia nostalgia nietzcheana en los fríos intersticios de la existencia humana y se bifurca en la noche prisionera del recuerdo y busca un ser o algo que se parezca a su destino, su esencia, su Para Si. Entonces pienso en Sartre y allí comienza a dolerme Su Nausea en el desnudo itinerario de los trece cuentos que compilan el presente titulo.
Este no es un libro que advierte, sino que testimonia. No da quejas sino alaridos y los coloca debajo de nuestra primera piel como para que no haya pretextos, ni demora y puedan salir en el mismo tiempo que nos lleva en mostrar una tarjeta de crédito.
Raúl Pérez Torres, es feliz rompiendo esquemas estructuralistas en los que subyacen determinados modelos de la narrativa ecuatoriana. No cuenta historias para deleitar ni para ganar peldaños en la asunción de estilos. Sino por una elemental interioridad.


Ha derribado todos los fantasmas que cual memoria del subdesarrollo se le levantan a todo escritor de estos lares, es mas., juega con ellos y los rectifica al punto que los lleva a la nada y los absuelve con una familiaridad que el mismo se espanta.
Solo un escritor de oficio y no de aventura puede arrumbar los hechos vivenciales localista a la categoría de universales, partiendo desde una inicial desgarradura que como huella digital agita las nomenclaturas humanas en el atormentado ser de esta América Latina.  
“Un saco de Alacranes” me empuja –aun resistiéndome- al controversial equilibrio mítico de Kafka. Naturaleza Muerta con Ventana (Primer texto del Libro), es su pulso vital, el denominador común de una desazón que recorre la muchedumbre de este, su octavo libro. Es la metamorfosis de una existencia que sabiéndose mutante, tal pareciera estar condenada a una quietud finita del infinito excepcional que tanto glorifico a Descartes.