<< Palacios Altamarino Manuel Gregorio Indice P
 

 

Palacios Bravo Manuel María


Chavita Cuenca. Casa Editorial de J.M. Astudillo Regalado. 44 pág.
La elegía de Pichincha Cuenca. Imprenta del Clero. 18,2 x10,2.6 pág. Poesías. De paso Cuenca. Editorial Austral 14,4 x9, 5.59 pág.
María Palacios Bravo, Canónigo Arcediano de la santa Iglesia catedral, inmenso poeta de angustias infinitas, que siente el dolor de ser poeta, como lo dice su antifonero, tiene el intento de dar fin y acabamiento a la gran Basílica de la nueva catedral sueño del Gran Obispo loco ilustrísimo Miguel León, que fue otro poeta y filosofo místico. La recolección de las poesías nostálgicas de pena y de tristeza del Doctor Manuel María Palacios Bravo, que en su andar curvado con el infinito a cuestas, como el se retrata henchido de Dios y el Universo, tienen la plenitud de la belleza, en su género. Como orador Corresponde a la fama que tuvo su abuelo el Dr. Pio Bravo.
Nació en cuenca en 1891.


Este poeta “fino dolorido, elegante” aparece dueño de su segura voz que destila musicalidad por todos sus  ámbitos. Parece, no a lo Calderón de la Barca sino a su propio estilo que desprecia las casas de la tierra a cambio de la espera que es esperanza , vida permanente. Insuflado de un alto sentido de religiosidad recorre las riberas de la vida y de la muerte, con anhelo busca la soledad como queriendo descifrar en ella tanto enigma metafísico.
Clásico se ha hecho su poema “Chabita”. Entre su Bibliografía se indica: “Jesús campesino”, 1918: “Recuerdos” (por Eufemia), 1918; “García Moreno” (poesía), 1920, “Chabita”, 1922; “La elegía del pichincha”, 1923.


El Sauce

Es el desmayo de un dolor que llora en beso eterno con la madre tierra…
Siempre de hinojos, es el árbol que ora por todas las tristezas de la sierra.
Sobre el agua del rio bullidora o la laguna que el celaje encierra, meciendo nidos, pasa hora tras hora, mientras el viento con arrullos yerra…
¡Árbol en penas… compasión en llanto!...
Allá, en la paz de agreste camposanto que en un rincón de soledad se pierde, su fronda que en cendales se derrama es la techumbre de una choza verde que aduerme al indio en su postrera cama….