<< Pantaleón Tapia Tomas Indice P
 

 

Pantaleón Tomas


El poeta y catedrático guayaquileño Tomas Pantaleón falleció el 9 de presente. Su desaparición constituye  una perdida muy dolorosa para la Literatura ecuatoriana y el magisterio. Licenciado  en Jurisprudencia. Tomas Pantaleón se había dedicado en forma exclusiva a la literatura como creador y como profesor de la materia. Ejerció en diversos planteles particulares. Su labor poética está dispersa en numerosas  publicaciones periódicas, pero en parte se recogió en las ediciones de Dejad que muera el odio (1949). Fue colaborado de este matutino y Jurado del Concurso Nacional de Poesía Ismael Pérez Pazmillo.
La poesía de Tomás Pantaleón siempre fue rigurosamente cuidada. Su importancia a pesar de la modestia del carácter del poeta es fuera de lo común. Hermosa y con resonancia interior de humanidad que hacia comprender su ascética filosofía y un entendimiento lirico del mundo y sus criaturas.
Entidades como la Casa de la cultura o la Universidad de Guayaquil quedan con la obligación de auspiciar el estudio y el cuidado de un libro que recoja lo poco pero selecto que el poeta Tomás Pantaleón ha dejado, en parte publicado hace tiempo; y en parte inédito.
Nos solidarizamos con la cultura nacional en este momento deplorable de la desaparición de este valor guayaquileño y expresamos a sus familiares, colegas y amigos nuestra condolencia.
9 abril 1988.- Hospital del IESS Guayaquil.


De infartos múltiples cerebrales, agonizo 1 mes, perdió el habla y el brazo izquierdo.
Nació en Guayaquil el año de 1920. Es egresado de la Facultad de Jurisprudencia y licenciado en Ciencias Sociales. Durante dos años hizo estudios becario en la Universidad de Bogotá.
Colombia, de cuyo centro cultural fue fundador y primer presidente. Se dice ser activo militante de acción católica y sincero en sus creencias religiosas sin admitir objeciones, rara posición la de este poeta. Los nombres de imaginación primero dilucidan para admirar la verdad. Y, este nunca se llega, siempre se está por llegar. Ha manifestado ser autor de obra exigente y escueta. Sorprendentemente “virtud también la de nuestro estudiado, ya que la autocritica y aun la critica misma, probablemente no existen. En fin, son opiniones suyas, las trascribimos y respetamos; las nuestras, pueden ser rebatidas. Refiriéndonos a la parte para nosotros de interés: su poesía, la hallamos si no de línea primera, en cambio personal y con sinceros hallazgos que revelan su don, su mensura, su inquietud. El soneto en su haber intrínseco es fuente de dulzura, de suavidades musicales, de misterio. En gradual de censo formal van ascendiendo las imágenes, las metáforas hasta llegar al vértice del triangulo que nos grafican los preceptistas, en forma total con el mensaje. Su marinería cualidad en la poetización de algunos versos encienden  un vocabulario pocas veces anclado en ambiciones liricas. Allí esta su destino artístico avizorando infinitudes, izando cualidades su composición Stalin ha muerto es un buen poema, magnifica concepción, (nos referimos a la totalidad) llaneza en el desenvolvimiento, poesía por el contrario posición de términos leales e irreales. Solidez en las prosopopeyas, vocabulario parco, epítetos preciosos. Ha publicado los siguientes libros: dejad que muera el odio (poesía 1949); Nuestra joven Poesía 1953)y, sangre Hendida, (poesía, 1959).
En 1960 era Secretario de la Corte Superior de Justicia de Guayaquil.
Se confesó católico prácticamente. En 1924 en Guayaquil. Licenciado en Ciencias Sociales, profesor secundario. Hizo estudios regulares en la universidad Nacional de Colombia (Bogotá) se declaro derechista sin afiliación.  
Libros: “Dejad que muera el odio” en 1949 y “Sangre hendida” en 1959. Entre ambos, una separata en 1953 en la revista de la Escuela de Derecho, titulada “Nuestra Joven Poesía”, antología de varios poetas jóvenes entonces.
En 1946 se publicaron algunas poesías suyas en la revista quiteña “Madrugada” de la Casa de la Cultura Ecuatoriana.