<< Paredes Juan Indice P
 

 

Paredes Jumbo Rosa


Guayaquil, 2 de mayo de 1952 – 11 de agosto de 1973
Por: Alejandro Guerra Cáceres
“….por tu voz tronchada surgirán mil gritos como un grano de trigo en el surco has de multiplicarte al infinito hasta que nos llegue la paz y la libertad porque tu caíste, Rosa Paredes, rosa de sangre libertad gritada en el Pichincha y nunca disfrutada.
Jorge Astudillo y A.
Salmos y estallidos, pago. 32-33.
La personalidad de Rosa Paredes Jumbo, maestra y mártir popular, pertenece a la generación de mujeres que se destacaran en las últimas décadas, por su valiente participación en las luchas sociales del Ecuador Contemporáneo.
Rosa Cecilia Mariana Paredes Jumbo nació en Guayaquil, el 2 de mayo de 1952.
Hija legitima de Fausto Paredes Meza y María Jumbo naturales de Pelileo y Catamyo, respectivamente. Su padre, entonces, se desempeñaba como Mensajero del Conservatorio de Música “Antonio Neumane” de nuestra ciudad Circunstancia pues, que permitió que el prestigioso maestro del violín José Barniol y su esposa María Luisa Barniol, apadrinaran a la niña Rosa Paredes.  
Además por esa época, el artista húngaro Jorge Raike y su esposa, se hallaban en Guayaquil y acudía frecuentemente al Conservatorio de música en calidad de profesor visitante. El virtuoso compositor, pues, conoce a la infanta Rosa Paredes, y su padre lo elige como padrino de confirmación. Posteriormente, Jorge Raike viaja a Suiza, llevando consigo a su ahijada, regresando luego a nuestro país a solicitar en consentimiento legal de Fausto Paredes para adoptarla, prefiriendo este ultimo retener a su hija.
Rosa Paredes Jumbo, recibió instrucción primaria desde el primero hasta el cuarto grado en el Colegio Santa Marianita de Jesús y los grados quinto y sexto en la escuela Gabriela Mistral. Luego, escogió para continuar sus estudios secundarios, el Colegio Normal “Rita Lecumberry”. Fue entonces la época en que se define la personalidad de Rosa Paredes Jumbo.
En 1972, cuando cursaba el sexto año secundaria, encabezo a las estudiantes del Normal “Rita Lecumberry”, que se lanzaron a la Huelga por la salida de la Rectora del Colegio; lucha estudiantil que culminara victoriosa.
El 10 de julio, las alumnas se tomaron las instalaciones del Colegio y reciben apoyo y adhesión a su causa, de estudiantes del Vicente Rocafuerte, Aguirre Abad, Técnico Simón Bolívar y Leónidas García, organizados en el movimiento estudiantil de entonces, este es, de izquierda revolucionaría.  
Consecuencia de ello, el Ministro de educación de esa época, Gral. Vicente Anda Aguirre, recurre al dialogo y Rosa Paredes junto con María Pincay entre otras, forman parte de la comisión de estudiantes que después de la reunión con el Ministro lograran la renuncia de la Rectora del Colegio.
Estimulada por este accionar estudiantil, Rosa Paredes, ingresa primero al Movimiento Revolucionario Lecumberrino (M.R.L), frente que “aglutinaba a las estudiantes de avanzada de este Plantel”, y posteriormente, toma vinculación con la FESE.


Rosa Paredes encuentra en la FESE, un organismo estudiantil que propugnaba la lucha por una educación nacional, científica y democrática, que vinculaba junto al pueblo sus luchas y que mantenía una firme oposición al régimen de la Dictadura Militar del Gral. Guillermo Rodríguez Lara.
En esta etapa de su vida estudiantil, Rosa Paredes, proclamo públicamente sus ideas sobre la redención humana, la justicia social y la lucha por la liberación social de su pueblo. Entonces pues, se la conoció con el nombre de Sara Landín y en sus arengas exclamaba: “Habrá día en que dejaremos los libros por las armas”.
Antes de graduarse en el Normal “Rita Lecumberry”, Rosa Paredes, realizo practicas de alfabetización en el colegio Domingo Savio de nuestra ciudad. Hasta que, el 3 de febrero de 1973, obtiene el Título de Bachiller en Ciencias de la Educación, con calificaciones sobresalientes.
Rosa Paredes fue alumna destacada en Sociología, Didáctica y Legislación Escolar y sus compañeras de banca fueron Lola García, María Pincay, Lety Altamirano, Olga Zambrano, entre otras.
Antes de culminar el bachillerato, Rosa Paredes había seguido estudios de Música en el conservatorio “Antonio Naumane”, recibiendo el titulo de Profesora de Música de Primaria de esta institución, el 17 de junio de 1970. Por esta época, Rosa Paredes , vive junto a su familia en el extremo del suburbio  (Isla Trinitaria), donde su padre había conseguido del “Comité Defensores del Suburbio” un terreno ubicado en las calles 25 y la F, en el que levanto una “casita humilde, sostenida en puntales de mangle sobre el pantano.
El 15 de julio de 1973, logra Rosa Paredes, obtener el nombramiento de Profesoras Municipal de Música y canto, con un sueldo mensual de dos mil sucres, posesionándose en el cargo el 18 del mimo mes.
A las 5 p.m. del 10 de agosto de 1973, luego de realizarse la Asamblea de la Unión de Educadores (UNE), convocada en la Casona Universitaria para protestar por la cancelación de varios maestros, por parte del Ministro de educación, Gral. Guillermo Duran Arcentales, los participantes deciden llegar a cabo lo que se denomino “Marcha por la dignidad del Magisterio”.
En esa manifestación marchaba a la cabeza, la maestra municipal rosa Paredes Jumbo. La marcha por la “Dignidad del Magisterio” era entonces multitudinaria. Organizaciones  como UNE, FEUE, FESE, FDT y otras, participaron activamente.


Al llegar el desfile a las calles 6 de marzo y Aguirre, fue disuelta la manifestación por las fuerzas policiales. Ahí cayo Rosa Paredes, herida de muerte. Un oficial de Policía había disparado a corta distancia una bonita, impactando esta, en la frente de la profesora.
Al día siguiente, esto es el 11 de agosto de 1973, falleció Rosa Paredes Junto, en la Clínica Guayaquil, donde había sido trasladado. Murió  a los dos y media de la tarde y tenia entonces 21 años de edad.    
Su cadáver fue conducido de la Clínica Guayaquil, donde falleció, hasta el Paraninfo de la Casona Universitaria. Miembros de la UNE, FESE, FEUE y FIU, permanecieron como Guardia de Honor de honor en la capilla Ardiente de Rosa Paredes.
La UNE tres días de duelo y el entonces Rector de la Universidad, Dr. Edmundo Duran Díaz, declaro a la Prensa del país: “El Holocausto de Rosita es por una nueva idea: la Liberación de la educación de la tutela ideológica”.
El sepelio se inicio a la una de la tarde del día 11 de agosto y millares de profesores, estudiante y obreros, salieron con el féretro por la calle Chile hasta Colon y luego avanzaron por la avenida Quito, llegando finalmente pues, al cementerio general de la ciudad.
El Régimen de Rodríguez Lara, movilizo durante el sepelio de Rosa Paredes, helicópteros, tanques blindados y centenares de soldados artillados, en calles y azoteas. Mientras que, milles de hombres y mujeres, acompañaban el cadáver de quien con “blue- jean, una blusita roja y un morral” durante su corta vida, se había entregado a la lucha social.
Rosa Paredes, como militante de izquierda revolucionaria había ganado las calles y la tribuna, y su muerte genero la movilización nacional de profesores y estudiantes contra el Gobierno Militar. La figura de Rosa Paredes, pertenece a la historia nacional y en homenaje a su memoria, escritores y poetas, han compuesto hermosas páginas.