<< Piedrahita Rafael Indice P
 

 

Piedrahita Vicente


En noviembre de 1859 el primer paso de Castillo fue dar cumplimiento al encargo de Flores: he aquí por lo que consiguió de Franco nombrase Gobernador al señor Manuel Espantoso y Secretario a Vicente Piedrahita, ambos partidarios de Flores. Lo primero que hicieron Espantoso y Piedrahita fue manifestar al General Franco que medio de combatir la anarquía en el Patria era llamar, aunque fuera a un puesto subalterno, al general Juan José Flores. Franco se indigno y dijo: “si Flores llegare a venir a cualquiera de los puertos que están dentro de mi jurisdicción, lo hare fusilar antes de dos horas”. Recibió este nuevo golpe Flores; pero esto no le desanimo, como veremos adelante. Espantoso se retiro de la Gobernación algunos días después, y por la imprenta apareció que se había llevado del tesoro 26.000 pesos, porque la Nación le debía desde 1845.
En 1851 ante el tribunal presidido por el gobernador de la Provincia de Pichincha se presentaron a concurso, para Director de la Escuela de Santo Domingo, el Padra Fary Rodríguez y Vicente Piedrahita. El Padre marino Auz uno de los examinadores, pregunto de buena fe a Piedrahita sobre el modo enseñar a perseguir a los niños. Desconcertado el examinado con esta pregunta inesperado, perdió el control y no recuperar la serenidad en el proceso del examen. Gano Rodríguez.
En este estado nos sorprendió la declaración de guerra hecha por Colombia el 2 de noviembre de 1863. Estaba entonces de gobernador de la provincia Vicente Piedrahita.
Con actividad contagiosa prepara en menos de una semana la expedición que marcho a Tumaco. Se equipa aceleradamente la goleta Guayas, denominada antiguamente Clorinda María y que había sido comprada por el Gobierno; en tres días de trabajo, incluso las noches, con 50 carpinteros, estaban artillada y lista para el zarpe…. Gracias pues, al doctor Piedrahita, se logro preparar la flotilla en solo seis días de incesante esfuerzo. Y el 24 de noviembre salían del puerto rumbo a las costas occidentales el indicado auxilio naval para el ejército, compuesto de las goletas Guayas y Salado, más tres chatas armadas en guerra y dos embarcaciones para transportes. Llevaban, por todo, 12 cañones y 300 hombres de desembarco al mando del Coronel Veintimilla designado Jefe de la expedición.


Del informe oficial de este jefe se obtienen más pormenores sobre el viaje.
El 27 del mismo mes arriabron a Santa Elena y el 30 a Esmeraldas…. Como las lanchas armadas en guerra ligeramente, se deterioraron en la navegación, tuvo necesidad el Coronel Veintimilla de pedir al Gobernador de aquella provincia la goleta nacional mercante Flor de Avance que se hallaba en aquel puerto, la que armaron con dos pequeños cañones, y, dejando allí la lancha Nº. 3 por estar casi inútil, se hicieron a la vela el 4 de Diciembre, con dirección a la Tola, en cuyo puerto recibió 150 hombres voluntarios.