<< Pilamunga Domingo Indice P
 

 

Pimentel de Pérez Concha Maruja


La mire pequeñita, rabio trigal y grama a sus ojos celeste acaricio la aurora. El céfiro y la brisa besaron poniéndole una tiara de gemas nacaracos.
Lucia el abolengo autentico de España. Que en su gesto rimaba la gracia señorial Guayaquil la admiraba sensitiva y galana, cual una flor innata de reda y porcelana guardada venturosa en caso de cristal.
Fue musa y princesa en certamen de otro hora los poetas le cantaron en poema medieval, engalano la estancia del viejo teatro Olmedo en noche memorable cual remedo en veladas suntucias de Átenos inmortal.