<< Plaza Gaspar Alamiro Indice P
 

 

Plaza Gutiérrez Leónidas


Dice Alfaro en Jaramijo


Los primeros que ejecutaron mi orden de abordaje fueron el capitán Fidel Andrade, contramaestre Domingo Trejos, mi ayudante Capitán Leónidas Plaza y Sargento Manuel Flores. Emprendí mi marcha para Esmeraldas, acompañando del contramaestre Trejos, Mayores Leónidas Plaza Gutiérrez, Molina y Osejo, Capitanes campaña y Piñerez, quien se me incorporo en esos días, Alfares Cumes y Sargento Emilio Chávez.
Después de la Juliana, del 9 de julio de 1925, el General Plaza, na vez fuera dela embajada argentina, con el consejo de que las escuelas eran venas en los Estados Unidos, llevo a su familia a California.
En 1901 las elecciones se llevaron a cabo dentro de lo que puede llamarse marco oficial. Hubo dos candidaturas no oficiales, la de Manuel Antonio Franco y la de Lizardo García. Al frente, no hubo oposición. Apenas sabido el triunfo, comenzaron las intrigas. A consecuencias de ellas Alfaro propuso a plaza que renunciara a la elección, a fin de lograr la unión del partido liberal, quien se retiro a vivir en Guayaquil a semi olvido, ya que no llego a la Gobernación del Guayas como se lo había prometido Plaza.

El distanciamiento entre Alfaro y Plaza era evidente. Oculta la energía indomable de su carácter tras una permanente sonrisa placentera y tras una benevolencia ingénita, que los observadores superficiales podrían confundir con visible incapacidad para las grandes y avasalladoras resoluciones. Es hombre de corte; y en los salones parece que estudiadamente no deja escapar una palabra, una frase que revele al mandatario. Hubo muchos, en los primeros meses del gobierno del general, que le  juzgaron completamente ajeno al afán por la cosa pública. Hay muchos ahora mismo, que le conceptúan como hombre frívolo e incapaz de los grandes afectos; como político desleal e ingrato y como gobernante sin visiones de estadistas, competencia para el mando: nació en carapato (Manabí) el 18 de abril de 1865 de alegría Gutiérrez mujer emparentada con próceres colombianos y de José Buenaventura Plaza Centeno un maestro de escuela. Respecto de su nombre algunos historiadores dicen que su verdadero nombre fe José Luis León; pero que sus padres por amor a un hijo anterior que se llamo Leónidas y que murió, le llamaron con este ultimo nombre. En los primeros años, ocupo de la venta a chicha. Alfaro, de paso por Bahía de Caraquez, lo encuentra por allí y lo encola en su milicia revolucionaria. Estuvo como abanderado en la toma de Guayaquil, cuando en 1882 los restauradores lo vencieron al dictador Veintimilla,. Después peleo como capitán contra Caamaño en la famosa batalla de Jaramijo, mereciendo por su valor el elogio especial del viejo luchador.               


Mayo de 1912, si en estos días, hay en el Ecuador un hombre que sea como la estatua de la Imperturbabilidad bajo una granizada de acusaciones y dicterios, ese es, indudablemente, el General Plaza. 1901, el señor Plaza debió su primera presidencia absolutamente a la gestión del Dr. Peralta, quien se impuso a las veleidades de don Eloy Alfaro que, la víspera no mas, designadas no mas designaras candidato a don Emilio Estrada. ¿Qué dices de la poblada barba de D.  Leónidas Plaza, con cuyos hilos se anudaron tantas intrigas, tantas mentiras y tan enorme fatuidad.